Envases de agroquímicos reciclados, “veneno puro”

Mérida. El secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Eduardo Batllori Sampedro, reportó robos de envases usados de agroquímicos en Yucatán, por lo que se pone en riesgo la vida tanto de los ladrones como de las personas que los manejan para reciclar y quienes usan el producto reelaborado.

El funcionario estatal advirtió que esos envases son “veneno puro”, porque son tóxicos y hasta cancerígenos, entonces “eso puede dañar a las personas que lo reciclan como a aquellas que los tengan en sus manos reelaborados”. Indicó que se trabaja con la policía estatal y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para detener a quienes roban los envases usados y colocarlos en lugares adecuados.

Reiteró la gravedad del problema por la contaminación del agua en Yucatán, pues en los pozos potables, se registran agroquímicos de hasta 130 gramos por litro cuando la concentración, según la Norma Oficial Mexicana (NOM), debe ser de 0.3. Ese contaminante se vincula con el cáncer y con casos de leucemia en niños del sur de Yucatán, indicó. Eso representa hasta 433 veces más que lo permitido.

En estudios previos realizados por el Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán, se reveló la presencia de plaguicidas en la sangre y leche materna de mujeres mayas dentro del Anillo de Cenotes.

Durante la Expo Campo 2018, la Seduma recolectó envases de pesticidas y plaguicidas para llevarlos al Centro de Acopio Temporal, al sur de Mérida. Durante varios días, camionetas de la Secretaría de Desarrollo Social y la Seduma recolectaron los envases, los colocaron en megabolsas y fueron enviados a un tráiler en el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI.

Batllori Sampedro indicó que la expectativa era superar las 20 toneladas que se recogieron en 2017. En total, al año en Yucatán se tiran 70 toneladas de envases aproximadamente, mencionó.

Expresó que los agroquímicos son tan fáciles de adquirir que “cualquier niño puede comprarlos”. Consideró que se “usan como si fueran dulces”, por lo que se requiere de programas para recolectar los envases caducos y prohibidos, pero también mayor regulación por parte de las autoridades federales –Sagarpa, Senasica y Cofepris- para que se vendan sólo con receta de un profesional, como un ingeniero forestal, agrónomo o veterinario.

Los campesinos buscan más potencia por la resistencia que desarrolla y también lo mezclan con otros, lo cual los convierte en más peligrosos. Se requiere más insistencia por parte de los alcaldes de la zona del anillo de cenotes y una mayor participación para que en ejidos se realice la recolección.

(Con información de La Jornada Maya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com