“Tenemos que levantar la voz contra la injusticia”: Emma Stone

Los Angeles.- Desde la primera persona que subió al podio hasta el último laureados en la entrega de los premios SAG, todos hicieron alguna referencia, sutil o más directa, a la situación política que vive Estados Unidos.

La 23ª edición de los premios del Sindicato de Actores de EU (SAG, por sus siglas en inglés) se celebró este domingo en Los Angeles, California, en un contexto de clara reivindicación política.

Los discursos de varios actores criticaron la decisión del presidente de EU, Donald Trump, de restringir el acceso de los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana a Estados Unidos de América.

Así, la primera premiada de la velada, la actriz Julia Louis-Dreyfus (Veep), declaró con visible emoción:

“Quiero que sepan que soy hija de un inmigrante. Mi padre huyó de persecución religiosa en la Francia ocupada por los nazis y yo soy una patriota estadounidense y amo este país”.

“Precisamente porque amo este país me horrorizan sus manchas. Y este veto a los inmigrantes es una mancha y algo no estadounidense”, agregó Louis-Dreyfus.

Las palabras de Louis-Dreyfus marcaron el inicio de una sucesión de referencias, unas más explícitas que otras, a las decisiones más recientes del presidente Trump.

¿Demasiada politización?

Uno de los más vehementes y más aplaudidos por sus compañeros fue David Harbour, de la serie Stranger Things, que ganó el premio a mejor elenco de serie dramática.

“Estamos unidos en el hecho de que todos somos humanos y estamos juntos en este paseo horrible, doloroso, feliz, emocionante y misterioso que es la vida.

“Protegeremos a los raros y los marginados, aquellos que no tengan casa. Superaremos las mentiras. Cazaremos monstruos”, exclamó.

También el elenco de Hidden Figures, ganadora del premio más importante de la gala, subrayó la necesidad de recurrir al amor y dejar las diferencias a un lado.

Sorprendentemente, no cobró protagonismo el caso del director iraní Asghar Farhadi, nominado al Oscar a mejor película de habla no inglesa por The Salesman, quien tras conocerse que el veto de Trump le impediría acudir a la ceremonia anunció que no vendrá aunque se lo permitan.

Hubo alguna voz que preguntó si no se estaba exagerando en el activismo político en un sector cuyo trabajo es el espectáculo y el entretenimiento.

A la pregunta de la prensa sobre estos mensajes, Emma Stone respondió: “Vivimos momentos muy inusuales y tenemos que levantar la voz contra la injusticia”.

Estos premios que entregan los actores a sus colegas suelen ser el indicativo más fiable de lo que puede suceder en las categorías interpretativas de los premios Oscar que entrega la Academia de Cine de Hollywood.

La sorpresa de la noche fue el premio al mejor actor para Denzel Washington por su papel en Fences, arrebatándole el honor a Casey Affleck (“Manchester frente al mar”). (Con información de BBC Mundo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com