Persisten protestas contra austeridad en Túnez

La noche transcurría en calma el jueves en Túnez, salvo en Siliana (noroeste) donde estallaron nuevos disturbios esporádicos entre jóvenes y la policía, en el cuarto día de unas protestas alimentadas por las medidas de austeridad.

Decenas de jóvenes descendieron a las calles el jueves por la noche y lanzaron piedras a los agentes de seguridad que respondieron con disparos de gases lacrimógenos, constató un corresponsal de la AFP.

Pero la situación era tranquila en Sidi Buzid, así como en Kasserine, otra ciudad del centro desfavorecido del país, y en Teburba, a 30 km al oeste de la capital, donde un manifestante murió durante los disturbios del lunes por la noche, indicaron corresponsales de la AFP.

Los disturbios, alimentados por un creciente descontento social ante las recientes medidas de austeridad del gobierno, estallaron el lunes, a pocos días del séptimo aniversario de la caída del dictador Zine el Abidine Ben Ali, el 14 de enero de 2011, expulsado por una revolución que reclamaba trabajo y dignidad.

El mes de enero está tradicionalmente marcado por protestas en Túnez desde aquella revolución. El contexto es especialmente tenso este año por el alza de los precios y por la celebración en mayo de las primeras elecciones municipales desde la Primavera Árabe.

Desde el lunes, los altercados se producen esencialmente al caer la noche. Aunque algunas manifestaciones pacíficas tuvieron lugar durante el día.

El jueves a mediodía, decenas de desempleados se concentraron en el centro de Sidi Buzid, ciudad pobre del centro del país, en donde prendió la mecha de la sublevación popular de finales de 2010.

El movimiento “Fech Nestannew” (“Qué estamos esperando”), lanzada a principios de año contra el alza de precios, llamó a nuevas manifestaciones el viernes.

Vandalismo

Los saqueos y disturbios nocturnos obligaron al ejército a desplegarse ante varios bancos, centros de impuestos u otros edificios sensibles.

En un intento de responder al aumento del descontento social, los principales partidos políticos y organizaciones sindicales y patronales se reunirán el sábado, indicó la presidencia tunecina.

El gobierno se mostró hasta ahora firme, condenó el “vandalismo” y acusó a la oposición de manipular a los manifestantes.

Tres responsables locales del Frente Popular, partido de izquierda, fueron detenidos el jueves en Gafsa, basándose en un testimonio que los acusa de haber discutido con jóvenes que incendiaron después una comisaría, indicó un dirigente del partido.

El día anterior, la policía de Kasserine había informado a un corresponsal de la AFP de la detención de un líder político de izquierda con unos 2.000 dinares en el bolsillo destinados a pagar a alborotadores.

El miércoles, 328 personas fueron detenidas por robos, saqueos, incendios provocados o bloqueos de carreteras, cometidos durante los últimos días, indicó a la AFP el portavoz del ministerio del Interior, Jalifa Shibani.

Shibani asegura que la “intensidad de los disturbios ha disminuido respecto a los días precedentes”, y más de 600 personas fueron detenidas desde el lunes, según la misma fuente.

Túnez está en estado de emergencia desde hace más de dos años -una medida adoptada tras una serie de ataques yihadistas- y las fuerzas de seguridad cuentan con poderes de excepción.

“¡Hace siete años que esperamos!”

En la noche del miércoles, se produjeron disturbios principalmente en Kasserine y Sidi Buzid, en Teburba y en varios barrios de la capital.

En Teburba, ciudad agrícola donde las infraestructuras están defectuosas y las oportunidades de empleo son poco habituales, la AFP constató la amargura de varios habitantes.

“Hace siete años que esperamos, sin que nada cambie. Obtuvimos la libertad, es verdad, pero estamos más hambrientos que antes”, declaró Walid, un desempleado padre de dos hijos, que muestra sus bolsillos vacíos.

Las conexiones ferroviarias quedaron suspendidas en algunas zonas después de que un tren fuera atacado en la periferia de Túnez el miércoles por la noche, según medios locales.

“Con el objetivo de mejorar el poder adquisitivo de los ciudadanos”, el sindicato patronal Utica anunció haber adelantado la fecha de las rebajas 10 días, al 20 de enero, en consulta con el ministerio de Comercio.

Tras varios años de estancamiento económico y contrataciones masivas de funcionarios, Túnez se enfrenta a importantes dificultades financieras. La inflación superó el 6% a finales de 2017 mientras la deuda pública y el déficit comercial alcanzan niveles preocupantes.

(Con información de AFP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com