Peligra México ante conservadurismo de EU

Ciudad de México.- Ante la crisis que se avecina por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, México debe asumir posiciones propositivas, replantear su rumbo de desarrollo y reinventarse, sostuvo el rector Enrique Graue Wiechers.

“Esta crisis debe ayudarnos a ser un país más justo, equitativo, tolerante y con un nuevo curso”, aseveró al inaugurar el Seminario Grupo Nuevo Curso de Desarrollo en Defensa del Interés Nacional.

Allí, el rector hizo propuestas para una agenda que ayude a enfrentar la crítica coyuntura que vivimos.

“Si deporta a los connacionales, prosiguió, encontremos las mejores soluciones para aprovechar su capacidad de trabajo, y si expulsa a los estudiantes mexicanos, recibámoslos en las universidades nacionales. Si ignora a China, aprovechemos la cuenca del Pacífico como un socio creciente en nuestra economía; y si está empeñado en construir su nuevo orden policiaco mundial, aprovechemos su distanciamiento de Europa para crecer en nuestras exportaciones”, expuso.

Asimismo, planteó que si Trump se empeña en detener la economía nacional, México debe hacer crecer en forma urgente el mercado interno y mejorar el salario de los trabajadores.

Peligro serio

Graue Wiechers añadió que la actitud y propuestas de Trump son una seria amenaza a los derechos humanos, a la dignidad personal y colectiva de los connacionales migrantes no sólo por su condición migratoria laboral, sino también porque su acceso a la salud, la educación e incluso su integridad personal están en riesgo ante las crecientes muestras de discriminación y racismo.

El Tratado de Libre Comercio y los tratados multilaterales son para Trump los responsables de los males de EU, por lo que su meta es doblegarlos y comerciar con ellos a su entera satisfacción.

“La escalada ya ha iniciado y representa una gran desestabilización para la inversión y el comercio que ya ha comenzado a afectar nuestra economía”, agregó el rector.

“El panorama global es incierto y tal vez sí estamos al final de un ciclo económico que generó la globalización desenfrenada, la desigualdad y dio lugar a que ciertos países se abrigaran en un nacionalismo chauvinista que se creía había desaparecido.”

Lo anterior, expresó, permitió que un extraño narcisista, racista y xenófobo, fuera electo por un poco menos de 50 por ciento de la población estadunidense que ignora el cambio climático, se siente desprotegido del sueño americano, ignora la pobreza, teme a la diversidad y desconfía de las razas broncíneas y asiáticas. “Ese 50 por ciento lo escuchó y confió en quien hizo de nuestra denostación su campaña electoral”.

Graue Wiechers indicó que en el país problemas estructurales como la violencia, desigualdad, corrupción y desconfianza de los ciudadanos en las clases políticas se han agravado.

“La incidencia nacional de la pobreza va al alza desde hace ocho años; la vulnerabilidad afecta a casi 80 por ciento de la población, y la precariedad del mercado de trabajo ha propiciado un índice de pobreza laboral superior a 40 por ciento”, dijo.

“Las manifestaciones de descontento frente al gasolinazo no sólo responden a un rechazo al alza de los precios, sino demuestran también un hartazgo de la ciudadanía que no siente que sus intereses estén siendo cumplidos”, señaló en el Auditorio Jesús Silva Herzog, del Posgrado de la Facultad de Economía.

Por ello, ante Cuauhtémoc Cárdenas, presidente del Centro Lázaro Cárdenas y Amalia Solórzano, y Rolando Cordera Campos, coordinador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo, manifestó que de cara a estas adversidades, la UNAM abre espacios de diálogo como este seminario para proponer soluciones viables y perdurables para el futuro de la nación.

Urgencia de cambio

Cárdenas coincidió en la urgencia de cambiar el modelo de desarrollo nacional, aún más porque Trump está cumpliendo sus amenazas, lo que ha ocasionado el retiro de inversiones y, además, abre la posibilidad de que miles de mexicanos sean deportados o se introduzcan reglas que disminuyan las remesas que los migrantes envían a sus familias, ante lo cual el gobierno mexicano sólo ha tenido tímidas respuestas y una actitud de sometimiento y aceptación.

“Es urgente modificar el rumbo de nuestro desarrollo. Nuestro país no puede seguir con este modelo de exclusión social, de concentración de la riqueza en unos cuantos, de entregar nuestros recursos naturales a intereses ajenos y cuyas repercusiones serían muy graves en el presente y en el futuro”, aseveró.

Es necesario, prosiguió, volver a tomar decisiones soberanas que permitan aprovechar las potencialidades de desarrollo de nuestro territorio con equidad, y superar los problemas de pobreza, exclusión social, violencia y delincuencia organizada.

Por su parte, Rolando Cordera dijo que ante las promesas incumplidas de la globalización, la única manera de sobrevivir y progresar es anteponiendo el interés nacional que no puede definirse sólo en las cúpulas del poder y la riqueza: tiene que pasar además por propuestas y deliberaciones continuas en la sociedad y cursar con el rigor de la evaluación y de la discusión permanentes.

El Grupo Nuevo Curso de Desarrollo presenta un primer documento, y llama a que los universitarios de todo el país participen en la elaboración de la mejor de las versiones de esta coyuntura histórica, la cual permita construir una opción real para México.

Medidas de austeridad

Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), puntualizó que, de acuerdo con el llamado reciente para que todas las dependencias públicas asumieran medidas de austeridad en el ejercicio de su gasto, “si los poderes y las instituciones de gobierno determinan por sí mismos sus medidas de austeridad, el alcance de éstas puede ser limitado, prestándose, incluso, a la simulación”.

El ombudsman de México resaltó también que es indispensable definir y dar seguimiento al destino de los ahorros que se obtengan como resultado de estas medidas y no queden como recursos que estén disponibles para una asignación discrecional.

En su intervención en la Mesa 1, Derechos Humanos y Migración, González Pérez reconoció que la migración internacional es una realidad pluridimensional que exige respuestas coherentes e integrales. “Los migrantes pueden hacer contribuciones positivas y profundas al desarrollo social y económico de las sociedades de acogida y a la creación de riqueza mundial. Este es el eje que debe animar el tema de la migración, no debemos recargar en el repatriado la solución a la problemática; el Estado mexicano se encuentra obligado a dar una respuesta a la situación de vulnerabilidad de éstos, de manera integral”.

Precisó también que ante las eventuales repatriaciones de mexicanos como parte de una política deliberada y dolosa, el país debe establecer acciones en favor del empleo, salud, seguridad social, educación y vivienda de quienes regresan. “Es un tema que debemos ver en función no sólo de la coyuntura por la que atravesamos, sino también de cómo resolvemos las carencias sociales”.

Migración disminuida

En su momento, Marie-Laure Coubès, académica de El Colegio de la Frontera Norte, apuntó que, según datos de una encuesta sobre migración elaborada por esa institución académica, en los últimos años la migración de mexicanos hacia Estados Unidos, en particular de los indocumentados, ha disminuido, no así la de los centroamericanos.

Dijo que el mayor número de migrantes connacionales que retornaron se registró entre 2007 y 2011, dato muy ligado a las deportaciones, situación que podría agravarse “y México debe estar preparado para este regreso que pudiera ser masivo”.

La economista Norma Samaniego urgió a definir una posición propia del TLCAN: “México debe manifestar su interés por contar con un instrumento que sirva a los intereses de las naciones firmantes y que sea compatible con un sistema abierto y multilateral de comercio”.

Al intervenir en el Tema 2, Empleo y Salarios, opinó que una eventual revisión del acuerdo comercial no debe significar que el país deba asumir una óptica unilateral impuesta, sino responder a nuestros propios intereses, desplegar una actitud propositiva e imaginativa para definir, en coordinación con los sectores productivos, académicos y las organizaciones sociales, propuestas en aquellos asuntos en los que después de una experiencia de 20 años, se juzgue que hay espacios para una mejora.

Juan Carlos Moreno-Brid, académico de la Facultad de Economía, consideró que ante la emergencia que impone en el corto plazo el presidente electo de EU, Donald Trump, lo que debería hacerse “es aclarar la mente de nuestros gobernantes y clases dirigentes”, para hacerles ver que se necesitan medidas de largo plazo y poner el mercado interno como motor de desarrollo.

“Mientras la economía no cambie y se coloque en el centro las precauciones de la macroeconomía, el empleo y el salario, podemos seguirnos reuniendo para que esto mejore, pero lo veo un poco complicado”, finalizó. (Con información de Mirtha Hernández y Guadalupe Lugo, en Gaceta Unam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com