Meade, el PRI, el gobierno federal y la guerra sucia

La guerra sucia cuya evidencia está en todos los medios a todas horas se ha enfocado contra Ricardo Anaya en este periodo de Intercampaña (el INE nunca dijo que no se pudiera hacer contracampaña), justo después de conocer las encuestas al término del periodo de precampañas.

La razón es simple. El candidato del oficialismo, José Antonio Meade, había quedado en un tercer lugar. Muy por abajo del líder del proceso electoral por la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador y del segundo lugar ocupado por Ricardo Anaya Cortés.

La estrategia probada en otros países indicaba que la guerra sucia tenía que enfocarse en ‘bajar’ al segundo lugar, ante de ir en pos del primer lugar de la competencia política.

La respuesta de los medios ha sido notablemente homogénea, como si la ideología priista hubiese permeado a todos y cada uno de los participantes en los periódicos, programas de radio y televisión.

Incluso el propio candidato priista ha concentrado sus baterías en atacar en redes sociales a su cofrade del panismo, para ver si así el tricolor logra avanzar algunos puntos porcentuales en las próximas encuestas.

Es una apuesta ganadora, pero con un alto riesgo (demasiado, diría yo): si logra su objetivo, Meade se posicionará como segundo lugar antes del inicio formal de las campañas (cosa de un mes y días) y, a partir de ahí, el sistema podrá lanzarse con todo para abatir a López Obrador.

Pero ¿si no…?

El panorama sería peor aún que en el caso de Francisco Labastida quien cayó derrotado por Vicente Fox (por Ernesto Zedillo, dice él) (por los mexicanos, digo yo) pues en este caso el PRI no solo podría perder la titularidad del Poder Ejecutivo Federal sino del Poder Legislativo.

Y en plena previsión de una catástrofe, hasta alguno de los independientes podría rebasar al PRI y dejarlos en un cuarto lugar. Difícil, pero no imposible.

El otro riesgo es que, si no logran acabar con el candidato de Por México al Frente, la tendencia natural sería que Anaya creciera hasta situarse en una carrera parejera con López Obrador que culminará en una jornada electoral cuyos resultados preliminares oficiales no serían dados a conocer sino hasta el siguiente día (Por más que el INE asegura que adelantaría datos de un ‘PREP patito’).

Lo cierto es que ni el PAN ni el PRI significan una opción para dar un mejor rumbo al país. Así que si ya está harto de tanta miseria, violencia, inseguridad e impunidad, piense por algún otro partido.

CONTACTO

totalsapiens@gmail.com

Facebook / Total Sapiens

Twitter / @SapiensTotal

www.totalsapiens.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com