Los narcos llevan su guerra a las playas mexicanas

Quintana Roo, uno de los estados más importantes para el turismo en el país, ha visto cómo en pocos meses su realidad ha cambiado por el crimen organizado.

“Esto podría socavar drásticamente la economía” si el accionar no se detiene, dijo Alejandro Schtulmann, que dirige la consultora de riesgo político Empra en la Ciudad de México.

“Las personas que nunca han visitado México van a ser mucho más reacias a venir aquí”.

A nivel nacional, 2017 se está convirtiendo en el año con más asesinatos en México. Parte de eso ocurrió hasta el arresto y extradición del capo de las drogas Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

La captura de alto perfil hizo poco para mejorar los malos resultados que obtiene en las encuestas el presidente Enrique Peña Nieto.

La lucha de cárteles

Los crímenes se agravaron y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que fue visto inicialmente como un líder que podría suceder a su jefe en la elección presidencial del próximo año, se encontró a la defensiva y luchando por desviar la culpa.

Eso se debió a que el Cártel de Sinaloa de Guzmán se había debilitado, y su rival, Jalisco Nueva Generación, se envalentonó.

Su guerra se intensificó y se extendió a oasis previamente pacíficos como Cancún y Playa del Carmen en el Caribe, así como destinos de la costa oeste como Los Cabos.

En el estado de Quintana Roo, que incluye los dos primeros destinos, la tasa de homicidios se ha duplicado este año; En Baja California Sur sobre el Pacífico, casi se cuadruplica.

Las autoridades de Los Cabos desenterraron 14 cuerpos cerca de una reserva marina en junio. También encontraron una maleta llena de restos humanos en la carretera que conduce a su zona hotelera.

La zona hotelera cancunense

La franja de hotel de 14 millas de Cancún es autosuficiente y aislada de la ciudad; A pesar de todo, tres hombres fueron abatidos a tiros en un club nocturno de ahí en noviembre.

La semana pasada, Mary Farmer, una niñera de 52 años de Wisconsin, estaba disfrutando de las olas turquesa justo afuera de ese mismo club.

Ella no había oído hablar de las muertes. “Es aterrador y te pone al límite, porque puedes estar en el lugar equivocado en el momento equivocado”. Sin embargo, dijo que había estado en Cancún cuatro veces, y que volvería.

No sorprende que muchos turistas no son conscientes de los asesinatos que suceden a su alrededor. Los asesinatos recientes no siempre han estado en las portadas de los periódicos locales que están en los vestíbulos de los hoteles. No es casualidad.

Las autoridades de Cancún han instado a los medios locales a reducir la cobertura, según dos personas con conocimiento del asunto.

Los cárteles, mientras tanto, tienen diferentes métodos, pero una agenda similar. “No quieren sabotearse, porque en el momento en que esto llegue a las noticias, entonces el turismo, el ganso que pone los huevos de oro, se acaba,” dijo Schtulmann.

¿Mano dura en Cancún?

Las autoridades de Cancún no están cruzadas de brazos. Julián Leyzaola, un exjefe de policía famoso por limpiar las calles de Tijuana y Ciudad Juárez, ha sido llevado por el alcalde como consejero. Leyzaola se ha comparado con Rudy Giuliani, y ha sido acusado de similares tácticas de mano dura.

La ciudad ha despedido a 150 oficiales desde mayo por fallar en un proceso de investigación. Está sacando a los policías del servicio de guardia para patrullar las calles, según Darwin Puc Acosta, un teniente coronel del ejército que asumió el cargo de jefe de policía de Cancún en junio.

“Los acontecimientos que están sucediendo no eran comunes en esta ciudad”, dijo. “Sinceramente, no los considero alarmantes. Son situaciones que pueden ser resueltas si son atendidas correctamente. Y eso es lo que estamos haciendo”.

Hay mucho en juego. El turismo aporta casi el 9 por ciento del Producto Interno Bruto de México, más que el petróleo; es el país más visitado de América Latina por mucho.

El estado de Quintana Roo recibe 10 millones de turistas al año, un tercio del total nacional. En el primer trimestre de este año, a medida que la violencia aumentaba, las tasas de ocupación en su emblemático centro turístico de Cancún se mantuvieron bastante constantes en torno al 85 por ciento. En Playa del Carmen, incluso subieron un par de puntos porcentuales a partir de 2016.

Las empresas locales dicen que no cuentan toda la historia. Los turistas todavía podrían estar en sus habitaciones y en la playa, pero menos van a la ciudad.

¿El principio del fin?

Las ventas en Victoria’s Secret en la Quinta Avenida, la avenida principal de Playa del Carmen, han caído un 50 por ciento. Éstas bajaron un 24 por ciento en la tienda Swatch de a un lado.

Martín Pérez, que espera mesas en un restaurante cercano, dijo que hace una cuarta parte de las propinas que hacía antes.

Muchos lugareños pueden identificar cuando las cosas empezaron a salir mal. En enero, justo al lado de Quinta Avenida, cinco personas fueron asesinadas durante un festival de música electrónica en el Blue Parrot.

La voz de Pérez se desvía mientras mira a la discoteca.

“Aquí es donde comenzó la debacle de mi pueblo”, dijo.

(Con información de Nacha Cattan y Eric Martin / Bloomberg / El Financiero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com