Alcoholismo, depresión y ludopatía, flagelos de Yucatán

Mérida, Yucatán. El reloj marca las 8 de la mañana y un agudo escalofrío recorre la columna vertebral del Flaco, sus manos comienzan a sudar y se levanta intempestivamente en busca de un vaso de agua. A duras penas se despega del pedazo de cartón en el que duerme.

Pese a sus 70 años, cualquiera pensaría que ya se acerca a los cien, y no obstante haber llevado “una vida de mierda”, como él mismo la describe, goza de una lucidez envidiable para muchos otros en sus mismas condiciones. Desde hace más de 50 años ha dedicado su vida al alcoholismo.

Quienes lo conocen atribuyen su entereza mental al hecho de ser un acérrimo lector de periódicos viejos, una afición que le permite aún comunicarse con inusual fluidez.

Luego de sus lecturas matutinas, el Flaco toma su bolsa con el nombre de Felipe Calderón apenas visible, y se dirige al lugar que cándidamente llama “la farmacia”.

La receta es simple: una bolsa de cacahuates, refresco y su puruxita, una botella de plástico que contiene 350 mililitros de una bebida llamada Mezcalito, la cual dista mucho del elixir oaxaqueño al que hace alusión. Al día siguiente, la fórmula es la misma, y así ha sido los últimos 50 años.

En las últimas décadas, en Yucatán el alcoholismo está a la orden del día. Muchos de sus habitantes lo atribuyen a antiguas costumbres hacendarias; algunos otros a caprichos idiosincrásicos, y hay quién en una visión más simplista, adjudica el consumo desmedido al calor que impera en la región.

La OMS decretó el 10 de octubre como el Día Mundial de la Salud Mental, a fin de que la sociedad haga conciencia sobre los problemas mentales y emocionales que se pueden parecer.

La efeméride surge a raíz de que en muchas ocasiones los problemas mentales son ignorados.

Cada año se aborda un trastorno mental distinto, en este caso el tema es “Los jóvenes y la salud mental en un mundo de transformación”.

El uso nocivo del alcohol y de drogas entre los adolescentes es un gran problema en muchos países y puede generar comportamientos peligrosos, como las prácticas sexuales de riesgo o la conducción temeraria.

Ante este panorama, la OMS recomienda crear resiliencia mental desde edades tempranas con el fin de evitar la angustia y enfermedades mentales entre los adolescentes, así como para tratar las enfermedades mentales y lograr la recuperación.

al boletín epidemiológico emitido por la Secretaría de Salud federal, durante el 2017 en México se registraron 28 mil 685 casos de intoxicación aguda por alcohol, de los cuales 6 mil 880 corresponden a Yucatán. En lo que va del 2018 se han registrado 6 mil 433 casos: 5 mil 994 en hombres.

Hasta la última semana de septiembre, la entidad lideró la aparición de casos de cirrosis hepática alcohólica. En el lapso que comprende del 23 al 29 de septiembre, se han registrado 13 de los 154 casos reportados a nivel nacional, es decir, cada 12 horas un yucateco se enferma de cirrosis.

Depresión y suicidio

Uno de los primeros recuerdos de Emma fue el de ver a sus padres sosteniendo relaciones sexuales en su presencia. Ella es hija única y también se recuerda golpeando desesperadamente la puerta del baño aquella tarde de domingo, sin obtener respuesta.

A sus 15 años ya había sido expulsada de cuatro escuelas y desfilado por cuanto psicólogo le recomendaban. Se recuerda enojada, impotente, y también se acuerda del dolor que le causaba no conocer la razón de su diferencia.

“Hiperactividad”, decían unos; otros más le recetaban pastillas que la hacían sentir graciosa; y sin las cuales -según relata- no le permitirían la entrada al colegio particular al que estaba inscrita.

En casa, las cosas no iban del todo mal. Emma es hija de una familia de clase media. Cuando la telefonía celular comenzó a cotidianizarse, ella era la encargada de asesorar a su padre sobre el uso del nuevo aparato. Una noche, mientras jugaba en el Nokia 5120, un mensaje se interpuso entre ella y el puntaje mayor, “gracias por hoy, me la pasé increíble, te amo”, decía.

Rápidamente ella comprendió lo que sucedía y recuerda la vergüenza que le causó aquella breve misiva. Jamás se atrevió a mencionarla, pero tampoco volvió a ver a su padre de la misma forma. Ella piensa que fue ahí en donde sus problemas se acentuaron.

A los 16, Emma comenzó a consumir alcohol y admite haber querido llamar la atención haciéndose cortes en los brazos y piernas.

“En el 2006, estar deprimida estaba de moda”, recuerda Emma, quien aún luce en los brazos las cicatrices de una adolescencia turbulenta, que ni la tinta de sus tatuajes ha podido borrar.

Harta de de todos los que intentaron ayudarla en su momento; del Ritalín, que ya se había convertido en Concerta; de la Fluoxetina, que ya se había convertido en litio; y del alcohol, que para ese entonces ya era cocaína, una noche luego de una discusión familiar, Emma decidió quitarse la vida.

La joven fue a dar al hospital psiquiátrico, a múltiples centros de rehabilitación para adicciones. Pese a que las cosas han mejorado considerablemente, aún no está segura si en realidad lo que quería era dejar de vivir.

Según cifras aportadas por la Secretaría de Salud estatal, en lo que va del año se han registrado 161 casos de suicidio en Yucatán, por lo que es probable que el índice de muertes auto provocadas supere al del año pasado, que cerró en 190 casos.

De acuerdo con el INEGI, Yucatán es el segundo lugar en suicidios a nivel nacional, sólo por detrás de Chihuahua, práctica que es considerada por la OMS como un problema grave de salud pública, por sus efectos devastadores en familias, amigos y sociedad.

En el caso de la depresión, datos oficiales del Sector Salud federal apuntan que en Yucatán han ido a la baja, pues en el estado se tiene registro de 912 personas con ese trastorno mental, cifra menor al número de incidencias en el mismo período de tiempo respecto al año pasado.

Según la OMS, la mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, pero la mayoría de los casos ni se detectan ni se tratan. Respecto a la carga de morbilidad entre los adolescentes, la depresión ocupa el tercer lugar. El suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años.

Ludopatía

A Jaime lo conocí en uno de los escasos centros para la atención de personas adictas al juego que operan en la ciudad, él es oriundo del norte del país y los múltiples problemas que le ha acarreado su obsesión con el juego lo trajeron a Yucatán.

Según relata, su ambición desmedida por el dinero fácil lo llevó a delinquir en múltiples ocasiones. “Robaba a mi familia y amigos, luego comencé a practicar el robo hormiga, y cuando esto ya no fue suficiente, recurrí al fraude”, recordó.

Su afición al azar comenzó a muy temprana edad con la lotería mexicana. Recuerda que los sábados se juntaba con sus familiares a jugar el emblemático juego de cartas y apostaban pequeñas cantidades.

Posteriormente, su gusto por el fútbol lo llevó a apostar con sus amigos, incluso al punto de no tener dinero para pagar sus deudas, lo que le valió numerosas amistades. Los casinos y los juegos de baraja inglesa también lo obsesionaron. Jaime relata que su debilidad por el azar lo llevó a humillarse de múltiples formas.

Luego de un sinfín de calamidades, llegó a la ciudad de Mérida, en donde se apegó al programa de los 12 pasos y dice que se encuentra en un proceso de recuperación.

Actualmente, en México la ludopatía no es abordada a fondo por el Sistema de Salud Pública, y se encuentra en una etapa incipiente en cuanto a su tratamiento. La UNAM, a través de la Facultad de Psicología, creó un modelo de atención para personas con problemas de juego patológico, el primero en su tipo en México. El proyecto se deriva de un convenio firmado con el Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones.

México no cuenta con estadísticas oficiales de este fenómeno. No obstante, se ha vuelto un tema de interés científico por la gran apertura de casas de juego establecidas en los últimos años, lo que favorece la conducta patológica.

(Con información de La Jornada Maya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com