El sistema de bots Anti AMLO en redes sociales

El PRI crea y promueve tendencias; difunde noticias falsas o fake news; ataca a contrincantes, influye en la vida pública del país

Ciudad de México. Cuando los partidos políticos mexicanos despertaron, el Revolucionario Institucional (PRI) seguía allí, intacto, operando. Al menos en las redes sociales.

Crea y promueve tendencias; difunde noticias falsas o fake news; ataca a contrincantes, influye en la vida pública del país y, en tiempos electorales, busca hasta la compra de votos. Recurre a la creación de comunidades digitales específicamente para apoyar a candidatos; y emplea bots y trolls para distintos fines. El músculo priista de estrategia digital se ha alimentado por la opacidad en el uso de recursos del partido, y aprovecha coyunturas, como la de la tragedia en Puebla, para influir.

Las prácticas del músculo digital del PRI fueron identificadas en un informe de la Organización Artículo 12, titulado “Datos Personales e Influencia Política”, realizado con apoyo del Tactical Technology Collective (TTC).

Las comunidades que emergen recurren a la desinformación y la generación de contrapesos políticos que, ante su presencia minoritaria, optan por apropiarse de los malos hábitos, dice. Una muestra tuvo lugar durante el lunes 24 y martes 25 de diciembre con el surgimiento del hashtag #AMLOASESINO, con el que grupos de opositores a Andrés Manuel López Obrador lo señalaron como responsable del accidente aéreo que tuvo lugar en vísperas de Navidad y donde fallecieron la Gobernadora de Puebla Martha Erika Alonso, y su esposo, el Senador Rafael Moreno Valle.

La investigación que llevó al informe “Datos Personales e Influencia Política” encontró que el PRI ha sido pionero en las estrategias digitales artificiales que marcan la agenda política hoy en México, y ha vulnerado en numerosas ocasiones la democracia del país, e incluso han hecho uso de datos personales del electorado.

Entre el 22 y el 23 de diciembre, por ejemplo, la etiqueta #YoXELCAMPO fue movilizada en el interior del clúster priista. La activación del hashtag se produjo con el objetivo de ejercer presión en la Cámara de Diputados ante una reducción al sector agrario en la partida presupuestal para el 2019. La tendencia se movilizó en el interior de la extensa red de organismos priistas en donde grupos afines como la Confederación Nacional  Campesina  (CNC) tienen amplia participación. Fuera de esta red, la discusión fue diferente, y en menor volumen.

El posicionamiento de esta etiqueta es una muestra de la manera en cómo el PRI ejerce presión política desde las redes sociales. A través del empleo de estrategias sofisticadas de organización que ha adquirido a lo largo de casi una década de experiencia. Las redes priistas tienen capacidad para visibilizar sus intereses, pero no para generar interés orgánico.

Le atizan influencers, clústers, bots. No hacen mella, por ahora: AMLO mantiene dominio en la red

La información que muestra Artículo 12 en el informe “Datos Personales e Influencia Política” describe cómo el PRI ha logrado articular esta red, qué prácticas han surgido de esta, y cómo es precursora de las formas en que emerge la agenda política de México a través de las redes sociales.

El pasado 21 de diciembre, la Diputada Tatiana Clouthier expresó a través de Twitter su preocupación por el cerco que un contingente conformado por miembros de la organización Antorcha Campesina, ligada al PRI, mantuvo para exigir que no se redujera la partida presupuestal al campo. La preocupación se debía a que los manifestantes amenazaron con agredir a quienes abandonaran las instalaciones del Palacio de San Lázaro.

Mientras la protesta tenía lugar, en las redes sociales, el PRI también promovía acciones. La movilización del clúster priista se conectó con las protestas en tierra. Esta articulación ha sido parte de las estrategias priistas desde hace tiempo para imponer su agenda. De acuerdo con el reporte realizado por Artículo 12 en el que se incluyeron entrevistas a estrategas y especialistas en marketin político, el PRI generó sus estrategias a partir de su amplia experiencia en campañas off-line.

“Los tomadores de decisiones de los partidos políticos, generalmente por no comprender las características y funcionalidad es de la tecnología, se limitan a migrar al ciberespacio las tácticas y estrategias tradicionales que han estado usando para campañas offline”, expresa el documento.

Offline, online

De su experiencia offline han adquirido herramientas para operar en el entorno digital, al migrar su  experiencia en estrategias en tierra con las que buscan imponer la visión del partido, convocar e inducir al voto por sus candidatos. Al hacerlo, han generado un arsenal de prácticas que emplean otros partidos y comunidades. De acuerdo con el informe de Artículo 12, durante la campaña a Gobernador del Estado de México, el priista Eruviel Ávila impuso una estrategia sin precedentes en México que definió la manera de hacer proselitismo en el entorno digital.

“Nuestra hipótesis postula que el PRI, después de las elecciones para Gobernador del Estado de México del 2011, se convirtió en el partido que marcó la diferencia en el antes y el después de las campañas electorales en entornos digitales en México”, expone el informe.

De las campañas ha surgido también un ecosistema de comunidades que se manifiestan solo en las plataformas digitales. Estas comunidades emergen de la polarización acontecida durante los periodos electorales, con el objetivo no solo de hacer oposición crítica, sino también en muchos de los casos, de generar clientelismo y desinformación, así como hacer uso de datos personales. Artículo 12 considera que estas prácticas serán cada vez más recurrentes durante los periodos electorales. Sin embargo, el Instituto Nacional Electoral (INE) se mantiene al margen.

“Aunque el INE tiene la capacidad de auditar los gastos en publicidad digital de los partidos políticos, incluyendo redes sociales, el INE no tiene permitido restringir o incidir en la libertad de expresión en redes sociales o en las actividades de los usuarios de Internet. Como resultado, los partidos políticos adaptan actualmente prácticas tradicionales en entornos digitales, tales como el clientelismo, la publicación y difusión de noticias falsas y la contratación de empresas que ofrecen servicios de bots y trolls” menciona la ONG.

El fantasma del PRI no solo permeó en la morfología de la protesta, también fue a través del recurso de amplificación de la tendencia por medio de retuits simultáneos, y spam. Los tuits para señalar a AMLO también surgieron desde las bases priistas, donde las primeras cuentas que publicaron la etiqueta fueron de simpatizantes del PRI: @anajjj, @AlanPonce_29 y @kuliao_.

Que la cuentas que apoyan al PRI y vituperan a López Obrador no manifiesten una militancia abierta al tricolor, es parte de la manera en como el PRI conformó sus redes en la esfera digital desde el 2011. De acuerdo con el informe publicado este año por Artículo 12, el partido optó por no exigir a sus simpatizantes ser afiliados para formar parte de plataformas como @ObservatorioPRI, y la extinta PRIBook, una red social exclusiva del PRI, ambas estructuras pioneras en la esfera política digital de México.

“Para el PRI no es un problema que un simpatizante no se encuentra afiliado a su padrón oficial: su objetivo es hacer proselitismo en redes sociales lo más pronto posible y en cualquier etapa del proceso electoral”, explica la ONG en el documento.

Al ingresar al blog oficial del ObservatorioPRI, se solicitan varios datos personales, además de cuentas de redes sociales con al menos un año de antigüedad, desde las que se conforman las estrategias digitales, estas estructuras han proliferado también en otras comunidades como las que movilizaron #AMLOAsesino y otras más exentos de pronunciamientos partidistas pero con objetivos definidos, la mayor parte de crítica y repudio hacia AMLO.

De acuerdo con el blog http://observatoriodelpri.blogspot.com/, entre los requisitos para pertenecer a la red ObservatorioPRIen es aportar cuentas de redes sociales y enviar los siguientes datos:

-Nombre.

-Fecha de Nacimiento/Edad.

-Lugar de Nacimiento.

-Domicilio.

-Ocupación.

-Contacto (teléfono-whatsapp/correo).

-Cuentas de redes sociales (todas con las que se cuente).

-Tener cuenta de Twitter con más de 1 año de actividad y más de 500 tweets posteados  o de Facebook con más de 2 años de actividad (la actividad es para corroborar a través de sus publicaciones sus preferencias partidistas y su ideología en general).

-De preferencia estar afiliado al partido.

-Liderazgo y aspiraciones políticas.

-Que les guste la política y el periodismo.

-Que participen en el análisis político.

-Interés por las Redes Sociales y el marketing político.

Redes al descubierto

Las redes priistas están conformadas en mayor parte por cuentas de personas morales y cuentas oficiales del partido. De acuerdo con los datos recolectados por Artículo 12, al menos el 61.6 por ciento de la red pertenece a cuentas con este perfil, es decir más de la mitad de los nodos priistas, no son militantes de carne y hueso.

“Todos  los  avatares  priistas  de  nuestra  base  de  datos  se mezclan  entre  estrategas  políticos,  digitales  y  líderes  de  organizaciones  históricas del  PRI  como  la  Confederación  Nacional  Campesina  (CNC),  la  Confederación Regional  Obrero  Campesina  (CROC),  la  Confederación  Nacional  Obrero  Popular (CNOP),  el  Instituto  de  Capacitación  y  Desarrollo  Político  (ICADEP,  la escuela nacional  de  cuadros  de  profesionalización  de  priistas  afiliados),  el  Movimiento Nacional de Mujeres del PRI (ONMPRI), la Red de Jóvenes del PRI, y los movimientos exclusivamente    cibernéticos    Campesinos    Cibernautas, un    movimiento    de campesinos  en  Internet, y Observatorio  PRI, un  movimiento  para  la  presencia  de priistas en Facebook y Twitter”, explica el informe.

(Con información de Sin Embargo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com