Ven tasa alta de mortalidad por la fibrosis pulmonar

La enfermedad causa la cicatrización progresiva o engrosamiento de los pulmones, la cual hace que pierdan la flexibilidad

La fibrosis pulmonar idiopática (IPF, por sus siglas en inglés) causa la cicatrización progresiva o engrosamiento de los pulmones, la cual hace que estos órganos pierdan flexibilidad. Se llama idiopática porque es de causa desconocida.

Esta enfermedad, poco frecuente en México, pero con una alta tasa de mortalidad, ocasiona una fibrosis pulmonar permanente, que tiene como consecuencia dificultades para respirar y, por tanto, una disminución de la cantidad de oxígeno que reciben los pulmones y que envían al resto de los órganos y tejidos.

En una investigación básica de bioquímica, Annie Pardo Cemo, profesora emérita de la Facultad de Ciencias (FC), demostró que el envejecimiento y la IPF comparten mecanismos básicos que favorecen la ocurrencia de este mal, el cual ocurre especialmente entre los 56 y los 69 años, y se presenta también en edades más avanzadas.

Acerca de este tema habló en una conferencia ofrecida dentro del ciclo La Ciencia más allá del Aula, coordinado por Lena Ruiz Azuara en el auditorio B de la Facultad de Química (FQ).

Procesos básicos comunes

En el envejecimiento y la IPF hay inestabilidad genómica, es decir, los procesos de reparación de ADN declinan con la edad y hay una acumulación de daños genéticos.

Asimismo, se presenta la senescencia, que es una respuesta celular al estrés y al daño ocurrido en una célula, la cual constituye una ruta alternativa de respuesta a la muerte celular programada.

En el envejecimiento y la IPF también se presentan cambios epigenéticos, es decir, modificaciones reversibles de ADN que hacen que unos genes se expresen o no dependiendo de condiciones exteriores.

La IPF es gradual e irreversible y sus exacerbaciones, o episodios de agravamiento respiratorio agudo, suelen causar la muerte del paciente en pocos meses.

La probabilidad de muerte por fibrosis pulmonar idiopática es alta: en el transcurso de un año, aproximadamente entre un cinco y 10 por ciento de la gente con esta afección sufre una exacerbación de la misma, lo que puede ser sinónimo de fallecimiento.

En términos generales, el pronóstico de las personas con este padecimiento es variablem aunque, incluso sin presentar exacerbaciones, causa la muerte en un plazo de dos a tres años después del diagnóstico, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

SÍNTOMAS

La fibrosis pulmonar idiopática puede variar desde no presentar ningún síntoma a ocasionar el agotamiento del paciente por un esfuerzo mínimo.

Los signos más frecuentes son: el paciente padece una restricción del aire que entra en sus pulmones y al mismo tiempo se dificulta la salida del dióxido de carbono, lo que causa dificultades para respirar y es más patente al realizar algún esfuerzo, con cansancio y tos. A veces, la falta de oxígeno genera una insuficiencia respiratoria que requiere de oxigenoterapia.

Aumenta el riesgo de padecer resfriados e infecciones pulmonares, y se produce una coloración azulada de la piel denominada cianosis y deformación de las uñas de las manos o acropaquia.

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com