Diagnóstico temprano, mejor vía contra el cáncer de mama

Muchos de los tumores cancerígenos, entre ellos el de mama, son altamente curables toda vez que la efectividad de los medicamentos va en aumento, siempre y cuando se haga una detección oportuna mediante la autoexploración y la mastografía, afirmó Juan Zinser Sierra, del Comité de Oncología en la Unidad de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina.

En la actualidad, dijo, son múltiples las opciones terapéuticas, por lo que una vez realizado y confirmado el diagnóstico, hay la posibilidad de individualizar el tratamiento y mejorar su efectividad. Desafortunadamente en México no se hace diagnóstico temprano, pero no porque no se hagan mastografías, sino debido a que la mayor parte de las mujeres llegan al médico ya con tumores grandes que no miden uno sino hasta 10 centímetros; en ese lapso se pierde una gran oportunidad.

Aseguró que en mujeres que se autoexploran y acuden a realizarse una mamografía de forma temprana, una vez diagnosticadas las posibilidades de supervivencia son de 90 por ciento; “globalmente, alrededor de la mitad de las mujeres con cáncer de mama se curan, pero aquellas con lesiones avanzadas que ya han hecho metástasis, las posibilidades podrían ser mucho menores”.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se conmemora el 19 de octubre, el universitario resaltó que el factor más relevante para desarrollarlo es la edad: la etapa promedio en la que se manifiesta esta enfermedad en el mundo es a los 50 años; en el país se estima que podría darse a partir de los 40; no obstante, es necesario considerar que aquí el grupo de mujeres entre 40 y 50 años es mucho más extenso que en Estados Unidos y Europa, por lo que en números absolutos el cáncer de mama en México pudo aumentar por esa causa.

En ese contexto, puntualizó que el riesgo de una mujer a desarrollarlo antes de los 30 años es bajo aunque no imposible, sobre todo si se trata de las de alto riesgo, es decir con antecedentes familiares, pero también, conforme avanza la edad incrementa el peligro. Por ejemplo, a los 50 años una de cada 50 mujeres puede llegar a tener este mal y se eleva el porcentaje entre más grande es la persona.

Programa de investigación

Alfonso León del Río y Alejandro Zentella Dehesa, del Instituto de Investigaciones Biomédicas, comentaron que el Programa de Investigación en Cáncer de Mama, que encabeza esa instancia académica, desarrolla un proyecto para identificar la relación entre la obesidad y sobrepeso, y dicha afección, pues 70 por ciento de las pacientes con esta neoplasia tiene esa condición.

León del Río reiteró que el objetivo de ese programa es identificar y caracterizar los componentes genéticos, medioambientales y epigenéticos (de modificación en la expresión de los genes, que son heredables) los cuales contribuyen al desarrollo de la enfermedad en mujeres mexicanas, y eventualmente desarrollar nuevos métodos y estrategias para el diagnóstico y tratamiento.

En la labor anterior interactúan investigadores de diferentes entidades universitarias y los laboratorios de la UNAM en institutos nacionales de salud, como el de Cancerología, y el Centro Médico ABC.

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com