Ayudar a empleados a bajar de peso incrementa la productividad

Reducir costos y subir la productividad son metas que las organizaciones pueden lograr si quienes la integran bajan de peso.

En México, 70 por ciento de los mexicanos padece sobrepeso y casi una tercera parte, obesidad, según la Secretaría de Salud.

Esa condición provoca otra serie de enfermedades que impiden a los colaboradores rendir adecuadamente en su trabajo.

Para las personas y para las empresas siempre es mucho más barato prevenir que curar, o soportar los gastos de la enfermedad, apuntó Rebeca Madrid, directora comercial de la farmacéutica Medix, en una conferencia de prensa celebrada ayer en un hotel de la Ciudad de México.

Esa compañía, especialista en el tratamiento de sobrepeso y obesidad, inició en 2011 una “cruzada empresarial”, que consiste en llevar campañas de salud a los centros de trabajo. Las consultas médicas están enfocadas en el control del peso, la alimentación y el ejercicio.

Ejecutivos de las organizaciones que se unieron a la iniciativa, como la empresa de gestión de recursos humanos GINgroup, afirman que tener un programa de salud disminuye los días de incapacidad, mejora el ambiente de trabajo y refuerza la lealtad de los colaboradores a la empresa, quienes se sienten motivados para desempeñar mejor sus tareas.

542 mil kilos menos

De julio de 2011 a octubre de este 2018 Medix ha asistido a 2 mil 625 empresas y ha proporcionado más de 1 millón 10 mil consultas. En total, los trabajadores que se unieron a la campaña en todas esas compañías han logrado perder 542.631 kilos.

En GINgroup unos 700 empleados bajaron 225 kilos en total en los últimos tres años, afirma Pedro Ampudia, encargado de Proyectos Estratégicos de esa organización.

El plan que llevaron a cabo para conseguirlo fue, por ejemplo, organizar una carrera anual, proporcionar clases de yoga o de salsa, eliminar galletas o bebidas con altos niveles de azúcar en las reuniones de trabajo.

Proveer a los trabajadores de un programa de salud no es un gasto, sino una inversión, afirma el ejecutivo. De acuerdo con la Secretaria de Salud (Ssa), los hábitos alimenticios poco saludables y la falta de ejercicio ocasionan 32 por ciento de las muertes de mujeres y 20 por ciento de hombres.

Los riesgos del sobrepeso y la obesidad

Cuando los especialistas de Medix llegan a una empresa realizan un diagnóstico del estado de salud de los colaboradores que hayan decidido inscribirse al programa. A cada trabajador le proporcionan una dieta según su edad, peso, enfermedades o riesgos de enfermedades, hábitos y estilo de vida.

Cada mes, durante un semestre, médicos, nutriólogos y enfermeras regresan a valorar los avances de los pacientes. Muchas empresas ofrecen incentivos como donar un kilo de alimento a personas en situación de vulnerabilidad por cada kilo que bajen los trabajadores, o cualquier otra forma de hacer sentir orgullosos a sus colaboradores, añadió.

Según la Ssa, la obesidad y el sobrepeso están asociadas principalmente con la diabetes y enfermedades cardiovasculares, pero también con trastornos óseos y musculares y algunos tipos de cáncer. “Por eso es muy importante intervenir a tiempo, antes de llegar a un punto lamentable”, advierte la directora comercial de Medix, Rebeca Madrid.

En las más de 2,600 empresas, Medix detectó a 16, 845 pacientes con alto riesgo de mortalidad antes de iniciar con el programa de salud. De ellos, 10,000 ya no están en peligro. También había 428 personas con diabetes descontrolada; esa cifra ha disminuido a 119.

Los beneficios para las empresas

Los empleados con un cuerpo sano pueden desempeñar mejor sus tareas, recalcó Pedro Ampudia, de GINGroup. Por otro lado, cuando ellos notan que su empresa se preocupa por su bienestar “se ponen la camiseta, la lealtad a la compañía crece”.

En la American Chamber of Commerce of Mexico (AmCham) notaron además otro beneficio. Luego de varias semanas llevando una mejor alimentación e incentivándolos a hacer ejercicio, nueve colaboradores se apuntaron a la brigada de protección civil de la organización.

El entrenamiento puede ser un tanto pesado para quienes llevan una vida sedentaria, señaló Claudia González, gerente de Recursos Humanos de la AmCham. Los voluntarios reciben capacitación para actuar en casos de emergencia, como un sismo, y enseñar a sus compañeros a actuar respetando las medidas de seguridad.

Los jóvenes, más dispuestos a cambiar sus hábitos alimenticios

Los especialistas de Medix han encontrado que entre los trabajadores jóvenes hay más mujeres que hombres con medidas de cintura por encima de lo recomendado, comentó Rebeca Madrid. También detectaron que, en ambos sexos, cada vez hay más población joven con hígado graso debido al elevado consumo de alcohol.

Sin embargo, ese sector fue el que manifestó menos resistencia a los cambios de hábitos y de alimentación. “Fueron quienes más se comprometieron con el programa”, indicó la directora comercial de Medix.

La iniciativa de motivar a todos los trabajadores, de la edad que sea, para iniciar un nuevo estilo de vida y mantenerlo debe venir de los líderes, coincidieron Pedro Ampudia, de GINGroup, y Claudia González, de la AmCham. En esas organizaciones, indicaron ambos, los directivos han puesto el ejemplo mejorando su alimentación, participando en las carreras, en los ejercicios o las clases de baile.

(Con información de El Economista)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com