Ruido, basura, crimen y prostitución en centro de Mérida

Mérida. Residentes del Centro Histórico de Mérida a través de un comunicado, expresaron su extrañamiento por las declaraciones del director de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Mérida, Aref Karam Espósitos, en las que asegura que las quejas por el ruido que producen los bares en esa zona de la ciudad se han reducido.

Los habitantes del primer cuadro de la capital, en repetidas ocasiones se han quejado de la proliferación de bares en las colindancias de sus casas, incluso han llevado a cabo reuniones con las autoridades municipales, que han dado como resultado algunos operativos e intentos de regulación del ruido, todos insuficientes, desde su percepción.

En tono irónico agradecen al funcionario (a quién dirigen la misiva) “su atención a los complejos problemas de ruido, basura, crimen y prostitución que acarrea el cada vez mayor número de restaurantes, cantinas, bares, antros y centros nocturnos en el centro de nuestra ciudad; sin embargo, cuando afirma que ‘las quejas se han reducido’, resulta más que evidente que usted no reside en el centro y que en realidad ignora el alcance del problema”.

Aluden a que en días anteriores, quienes viven cercanos a la intersección de la calle 56 por 53 padecieron niveles de música excesivamente fuertes; así como gritos tan altos que resultan humanamente imposibles de ignorar, provenientes de los asistentes a los bares en esa zona, que acuden desde las nueve de la noche hasta las tres de la madrugada; siempre de miércoles a domingo.

Además, le aseguran al director municipal que, en contraste con lo que supone una reducción de las quejas, los problemas aumentan. y acotan: “ciertamente, la medida de su efectividad yace en las acciones que toma, no en las declaraciones que hace; ¿acaso se han resuelto los procesos jurídicos en contra del Ayuntamiento por su fracaso en ejecutar y hacer cumplir las regulaciones existentes? ¿Se ha impuesto una moratoria sobre la expedición de licencias a nuevos bares/centros nocturnos, estando pendiente un censo de estos establecimientos y su entorno con el fin de mejor comprender el alcance y dimensión del problema, así como la revisión de las normas existentes y convocado a una audiencia pública con las partes involucradas o afectadas, para poder desarrollar un nuevo y mejorado marco normativo? ¿Se han modificado de alguna manera las regulaciones en cuanto a salud, seguridad y contaminación acústica se refiere? ¿Qué hay de la planeación urbana; pueden reportar alguna acción hacia ello? ¿Hay más policías e inspectores, mejor equipados para supervisar estos establecimientos de noche, cuando se encuentren en plena operación y cuando mayor supervisión se requiere?”

Después de más de 4 años de quejas, de numerosas peticiones y decenas de reuniones con autoridades y personal de su equipo de trabajo, los vecinos afirman: “vemos y escuchamos una nula evidencia de progreso, solamente más y más bares, restaurantes y centros nocturnos que están convirtiendo al centro en un lugar inhabitable para las personas y familias que ahí residimos”.

Culminan la comunicación insistiendo en que si no están en lo correcto que “por favor, informe cuáles son las acciones que la dirección a su cargo ha tomado o planea tomar, para mejorar la situación.

(Con información de La Jornada Maya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com