Granja porcina pone en riesgo desarrollo turístico en Homún

Mérida.- “La gente ha cambiado las granjas porcícolas que contaminan por sitios turísticos”, señala el espeleólogo Sergio Grosjean, sin embargo, a mil 500 metros del cenote Wolpoch, en Homún, se construye una granja que surtirá de carne de cerdo a la empresa Kekén.

El temor de Grosjean y los miembros del circuito de cenotes es que la granja contamine el manto acuífero y, por las características de interconexión entre los cenotes, estos se dañen, lo que afectará una forma de vida para los homunenses.

Eso ha generado protestas contra la granja; incluso, los habitantes la clausuraran de forma simbólica, al bloquear con rocas y piedras la entrada de vehículos.

La cercanía de la granja con el cenote preocupa a los pobladores y las organizaciones, porque temen la contaminación del manto acuífero, pero también a los olores de unos 20 mil cerdos que comerán y defecarán a un kilómetro y medio.

En el decreto firmado por Rolando Zapata Bello se indica que, cada año, los cerdos en Yucatán excretan mil 417 toneladas de residuos orgánicos, mientras que la descarga de aguas residuales de la industria porcina genera 2.98 hectómetros cúbicos (un hectómetro es un millón de metros cúbicos, y en cada metro cúbico caben mil litros) de aguas negras.

El 63 por ciento de estas aguas “recibe parcialmente algún tratamiento”, esto mayormente en las granjas grandes. El resto del desecho no es tratado, ya que 90 por ciento de las granjas son pequeñas y medianas, y éstas “vierten sus residuos directamente sobre el suelo y cavernas situadas en los alrededores, por lo que al no tener los suelos ningún sistema de protección, estos residuos pasan directamente al acuífero subterráneo”, indica Grosjean.

El investigador señala que la granja corre el riesgo de no operar bien los biodigestores o que estos sufran alguna fisura. Además, también se filtrarían al subsuelo los medicamentos y hormonas aplicados a los cerdos.

También está el uso de fertilizantes y pesticidas como el DDT y el Edulsofano, prohibidos a nivel mundial, pero usados en Yucatán, que se filtran con el agua hacia el subsuelo y caen como gotas en los cenotes, agrega.

“Es una locura hacer una granja porcícola en uno de los principales yacimientos acuíferos de la región, que alimenta de agua a Mérida”, enfatiza.

Más contras que pros

El ex alcalde de Homún, José Clemente May Echeverría, indica que la granja porcícola generará 50 empleos directos, mientras que con el ecoturismo serán al menos 500 personas con oportunidades laborales en sectores como tricitaxis, prestadores de servicios y cocina, además de los indirectos por los tendejones.

Desde hace cinco años, con la apertura de una veintena de sitios ecoturísticos con cenotes, se ha reducido la cantidad de migrantes de Homún hacia Mérida que, por lo general, trabajaban ahí como albañiles, menciona.

El secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), Eduardo Batllori Sampedro, indica que la granja sí puede establecerse en la zona porque “no hay incompatibilidad en materia de ordenamiento ecológico”.

Afirma que sí se elabora el programa de manejo de la reserva, “pero hoy por hoy no se prohíbe la actividad”.

En su momento se consultó, pero no se mostró ninguna inconformidad, por lo que se les dio la factibilidad, pues el Ayuntamiento de Homún otorgó la licencia de uso de suelo y de construcción, y el manifiesto de impacto ambiental está en trámite, reconoce.

La semana pasada, el Ayuntamiento de Homún entregó una solicitud de revocación de la licencia de uso de suelo, menciona el secretario, por lo que los desarrolladores de la granja, que invirtieron en el terreno y la construcción, seguramente tomarán cursos legales por la acción de la presidencia municipal.

“El ordenamiento ecológico lo permite, es factible hacerlas ahí. Ya hay varias granjas en la reserva, y en Homún había siete granjas pequeñas y medianas, pero cerraron”, menciona.

Lo que la Seduma sí solicitó enfáticamente fue que, al estar dentro de la reserva, el sistema de tratamiento de aguas residuales será más efectivo que el usado comúnmente en la industria.

Pero Batllori Sampedro también reconoce que el ecoturismo es una alternativa sustentable.

Tanto Grosjean como los pobladores de Homún ya se preparan para interponer demandas legales y amparos en contra de la granja porcícola.

(Con información de La Jornada Maya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com