El ciberacoso gana terreno en las redes sociales

El tiempo de calidad, el ejemplo y el amor ayudan a generar mecanismos positivos para solucionar conflictos pacíficamente

Es falso que la violencia y el acoso escolar forjen el carácter. El tiempo de calidad, el ejemplo y el amor son elementos que generan mecanismos positivos para solucionar conflictos pacíficamente, advirtió Javier Carreón Guillén, académico de la Escuela Nacional de Trabajo Social.

El acoso escolar tiene diversas manifestaciones: agresiones físicas, sexuales, verbales y psicológicas, pero la que más ha ganado terreno es el ciberacoso o ciberbullying, que se da mediante las redes sociales para convertirse en un problema complejo.

“Es una vieja creencia pensar que para formarse como individuo se debe aprender a dar y recibir golpes, pues en realidad la violencia genera deshumanización y se corre el riesgo de convertirse en un ser agresivo”, aseveró el universitario con motivo del Día Escolar de la No Violencia y la Paz, que se conmemoró el 30 de enero.

La mejor manera de formar un carácter, indicó, es por medio de mecanismos que permitan al individuo solucionar conflictos sin que medie la agresión.

“Para establecer una conducta positiva en los hijos se requieren tres elementos: presencia, los padres deben ofrecer lo más posible tiempo de calidad para que los niños aprendan a comportarse; la conducta ejemplar, y el tercero es el amor”, afirmó.

Sin embargo, en la actualidad las agresiones van más allá de los golpes físicos, pues se centran en las emociones y el entorno social del agredido.

Personas protegidas por el anonimato

A decir de Javier Carreón, el ciberacoso se presenta con mayor frecuencia entre las personas nacidas a partir de la década de los años 80 del siglo pasado, y su avance se debe al anonimato; el victimario tiene la pauta para agredir abiertamente, pues es difícil detenerlo.

Esta situación comienza por afectar la reputación y entorno social del agredido y, por ende, su autoestima, a tal punto que se destruye a sí mismo al sentirse en un ambiente hostil. “En la violencia no hay nada formativo”, dijo.

Además, las nuevas generaciones se han vuelto consumidoras y reproductoras de ciertos contenidos digitales, cuando podrían ser creativas y productoras de nuevos materiales que impliquen mejorar la calidad de vida general.

Por último, Carreón Guillén consideró que fechas como ésta son necesarias con el propósito de visibilizar el problema y que los distintos niveles de gobierno, autoridades educativas, padres y sociedad en su conjunto hagan lo indispensable para solucionarlo, pues las consecuencias pueden ser delicadas y hasta trágicas.

Educación en y para la tolerancia

El 30 de enero se recuerda el Día Escolar de la No Violencia y la Paz para fomentar en los centros educativos una cultura de respeto. En esta ocasión también se recuerda el aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi, líder pacifista que defendió y promovió la no violencia y la resistencia pacífica frente a la injusticia, y que fue asesinado por sus ideas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) determinó que la educación en y para la tolerancia, solidaridad, concordia, respeto a los derechos humanos, no violencia y paz es motivo para recordar el 30 de enero, y puede trabajarse en todos los niveles educativos, desde la educación infantil hasta el bachillerato.

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com