Acusan atraso en sector de transportes en este sexenio

Ciudad de México. En la presente administración México perdió posiciones de competitividad mundial en todos los campos referentes a infraestructura de transporte debido a que el país centró la mayor cantidad de esfuerzos y recursos en un par de proyectos de inversión de gran envergadura (el Tren México-Toluca y el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM), en detrimento de otros, principalmente carreteros, señala un análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP).

Explica que los proyectos dejados de lado “en su mayoría no son espectaculares, pero sí indispensables para el desarrollo de la actividad productiva” y refiere que según organismos como el World Eco­nomic Forum (WEF) la insuficiente oferta de infraestructura es uno de los principales factores que inhiben los negocios en México, incluso por arriba de la falta de fuerza de trabajo calificada y de la inestabilidad política.

De acuerdo con el análisis los dos proyectos emblemáticos del sexenio reportaron escasos ­avances físicos al cierre de 2017 (de 66.3 por ciento en el caso del tren y 27.3 por ciento en el aeropuerto), pese a que en ese año sus erogaciones en conjunto ascendieron a 34 mil 718.3 millones de pesos, con lo que absorbieron 35.2 por ciento del total de los recursos de la función transporte del presupuesto.

Señala que si bien durante el sexenio de Enrique Peña Nieto la cantidad de recursos presupuestales erogados dentro del ramo 09 Comunicaciones y Transportes han aumentado 1.4 por ciento en promedio anual en términos reales, no todos los rubros se han visto igual de favorecidos.

Al sector carretero, por ejemplo, se le destinaron anualmente cada vez menos recursos entre 2012 y 2017, pues mientras al inicio del sexenio dicho subsector concentraba 77.4 por ciento del total de los recursos de la función transporte del presupuesto, en 2017 representó menos de 50 por ciento.

Al comparar un diagnóstico elaborado en 2012 sobre la infraestructura carretera del país con lo reportado en el quinto Informe de gobierno de la presente administración, el análisis refiere que ha habido “escasos avances” en la red carretera total, pues si bien en 2017 superó en 15 mil 812 kilómetros a la de 2012, 94.7 por ciento se llevó a cabo en caminos rurales, mientras la red federal libre se redujo 73 kilómetros y la de cuota se incrementó sólo 918 kilómetros.

En cuanto a los principales proyectos de inversión en otros medios de transporte el estudio señala que si bien en los últimos años ha aumentado el monto de recursos aprobados a programas presupuestarios ferroviarios y aéreos, se reportan escasos avances físicos.

Por ejemplo, el programa presupuestario K005 Proyectos de construcción de aeropuertos pasó de un gasto ejercido en 2012 de 3 mil a 18 mil 19 millones de pesos al cierre de 2017, mientras el programa K040 Proyectos de infraestructura ferroviaria pasó de ejercer 2 mil 589 a 29 mil 283 millones de pesos entre 2012 y 2017.

Pese a ello, indica que, según estimaciones del WEF, entre 2013 y 2017 México pasó del lugar 51 al 52 en carreteras; del 60 al 65 en ferrocarriles y del 64 al 67 en aeropuertos.

Por ello, el estudio plantea que para posicionar mejor al país en cuanto a competitividad en infraestructura, “resulta evidente que falta una mayor inversión en infraestructura carretera, pues ésta no sólo es indispensable para el desarrollo económico y social del país, sino que eleva la competitividad de la economía al satisfacer las condiciones básicas para el avance de las actividades productivas en su conjunto”.

(Con información de La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com