Un cangrejo en la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo

En tanto el estado de Quintana Roo, líder en turismo de México con la recepción de un tercio del total de visitantes y la captación de una tercera parte de las divisas que capta el país en este rubro, asiste a la Feria Internacional de Turismo para fortalecer y generar nuevos mercados, Tabasco se muestra displicente para acudir a dichos eventos de promoción.

En efecto, Quintana Roo capta anualmente el 35.4% de turistas internacionales y el 34.1% de divisas por turismo que ingresan al país, llega a la Feria Internacional de Turismo (Fitur) 2018 para refrendar su liderazgo como potencia turística de México.

La realidad de Tabasco es distinta. Cuenta con menos de 13 mil habitaciones de hotel en y un flujo de visitantes de apenas arriba del millón de viajeros, 90 por ciento de los cuales son nacionales y menos del 10 por ciento, extranjeros.

Cierto, pero dadas las condiciones económicas de la entidad es más que urgente el fortalecimiento de un sector como el turismo y esto se logra con la construcción de más hoteles, con el incremento de las conexiones aéreas y el aumento en el número de visitantes.

Ninguna de las metas anteriores se realiza por sí sola, una gran parte se logra precisamente a través de las ferias turísticas mundiales y nacionales. Ahí se cierran acuerdos, se firman contratos, se contacta con las grandes agencias de viajes, las aerolíneas, las cadenas hoteleras, etcétera.

La promoción es una tarea permanente, feria tras feria, año tras año, se tiene que estar ahí porque el lugar que no ocupas lo tendrá algún otro destino y captará los turistas que podrían venir a Tabasco.

Pero el titular de la SDET, prefiere decir que no se asistirá a algunas ferias porque no es redituable y que está cuidando el presupuesto para ir a otras instancias que si convengan a la entidad.

Estamos en un círculo vicioso donde no hay recursos suficientes para la promoción, y no hay un mayor número de visitantes extranjeros por la falta de promoción.

Tabasco tiene sin lugar a dudas, un enorme potencial turístico, pero hace falta inversión. Es necesario inyectarle una gran cantidad de recursos públicos y privados, nacionales, locales y extranjeros para que la industria sin chimeneas genera bienestar para todos los tabasqueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com