Hacer justicia o permitir la impunidad, he ahí el dilema

La segunda opción es la de los neo opositores (políticos, empresarios…) acostumbrados a tomar el dinero del erario

Estoy de regreso. ¡Que retiemble en sus centros la tierra! Sólo nos queda hacer justicia o dejar que todo siga igual. Ese el dilema de México en nuestro tiempo.

La segunda opción es la de los neo opositores, aquellos acostumbrados a tomar el dinero del erario (políticos, empresarios, líderes sociales, maestros, periodistas, burócratas… Me refiero, obvio, a los corruptos, no a todos).

La primera es la enunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, muchos gobernadores y más presidentes municipales, sin que hasta ahora se pueda constatar fehacientemente en los hechos, aunque hay muchas señales positivas y… negativas también.

Con sus ocurrencias y sus frases, el actual mandatario me recuerda al ex presidente José López Portillo a quién se le atribuye la frase “la corrupción somos todos”.

El presidente López Obrador estuvo el fin de semana en Campeche donde retomó la frase popular “Toma tu Champotón” que aplicaría a los corruptos, para patentizar que ya no habrá más corrupción.

Para asegurarse de lo anterior, el presidente enfatizó la creación de un nuevo instituto que se encargaría de manejar los bienes confiscados a los delincuentes políticos o de otra índole, organizados o no, y concretar el uso de los recursos obtenidos en obras públicas para los pobladores de los estados y municipios con mayores necesidades.

Para el mandatario federal, la lucha contra la corrupción no es el único pendiente, sabe que se necesita lograr la participación de la mayoría en esta intentona de lograr una transformación profunda.

Tal es el caso de los gasolineros, donde por más que se le busque, claramente se nota la voracidad de los expendedores particulares quienes a pesar del subsidio incrementaron sus precios no digamos para no perder, sino para obtener un mayor margen de ganancias.

 Otro asunto de fondo es el de los recursos naturales, cuya protección es de primera necesidad y en ese sentido, pretende instrumentar la intervención del Ejército en la selva de Calakmul para que no la sigan destruyendo los saqueadores.

Más todas esas luchas no tendrían sentido si no se tuviera una política de gobierno destinada a impulsar el desarrollo del sureste de México, pues como le explicó el propio gobernante, la ambición de los políticos del norte y centro del país los llevó a dejar en el abandono la región con tasa de crecimiento de prácticamente cero, en tanto el centro y el norte crecían a 3 y seis por ciento aproximadamente.

Así las cosas, el Tren Maya se va a llevar todo el dinero de inversión, pero no es un lujo ni una necedad, “porque el sureste requiere comunicación, desarrollo, empleos y bienestar”, según dijo López Obrador.

Aquí estamos todos. Y entre todos podremos constatar en poco tiempo, si realmente el mandatario mexicano cumple con lo dicho o es otro más de los saqueadores que ha accedido a los cargos públicos para llenar sus propios bolsillos.

Contacto:

www.totalsapiens.com

www.facebook.com/totalsapiens

Twitter: @SapiensTotal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com