Niños migrantes, principales víctimas de trata de personas

Panamá.- En Centroamérica y el Caribe, los menores representan el 62 por ciento de las víctimas de la trata de personas detectadas en 2016, según consigna la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El anuncio tuvo lugar durante la presentación del informe Ante todo son niños, que ofrece una visión de los pequeños refugiados y migrantes, las motivaciones detrás de sus viajes y los riesgos que enfrentan en el camino.

Según la directora del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) de América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval, la región cuenta con 6.3 millones de infantes y adolescentes migrantes o refugiados, que durante sus travesías están expuestos a la violencia, el abuso y la explotación, entre otros muchos riesgos.

‘Es responsabilidad de nuestra región abordar esta realidad. Las fronteras de diferentes países se pueden estar cerrando y endureciendo, pero mientras las causas estructurales que causan la migración no se atiendan, los niños, niñas y adolescentes seguirán buscando una salida, una esperanza y su propia seguridad’, afirmó.

Ante ‘esta realidad que no podemos olvidar’, la alta funcionaria de Naciones Unidas pidió a los Estados, sistemas de justicia y operadores sociales que entiendan que ‘el interés superior del niño es una prioridad inexcusable y un principio que no se puede obviar’.

El informe de Unicef llama la atención en el número de pequeños que viajan solos, cuya cifra se incrementó en casi cinco veces desde 2010, y en los que son detenidos durante su largo y difícil recorrido.

Solo en 2016, la unidad de política migratoria del Ministerio del Interior de México reportó la detención y posterior devolución de poco más de 40 mil menores provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala, de los cuales la mitad no estaban acompañados. Cifra que según Unicef resultó cinco veces superior a las del 2012, mientras que en el caso de la frontera entre Estados Unidos y México fue de unos 100 mil infantes entre 2015 y 2016.

Perceval aseguró que resulta necesario poner fin a la detención de los pequeños migrantes, a través de medidas alternativas que los cuiden y protejan contra la explotación y las múltiples formas de violencia a las que son expuestos en la ruta migratoria.

‘La mayoría de las niñas y niños que migran no están en conflicto con la Ley y por tanto no deben ser recluidos en centros de detención, ni devueltos a sus países de origen si van a enfrentarse a la persecución o a un peligro de muerte’, añadió.

En este contexto y previo a la Cumbre del G-7 que sesionará en Italia, la oficina regional de Unicef, con sede en la capital panameña, llamó a los gobiernos a que adopten los seis puntos del Llamado a la Acción, para proteger y garantizar el bienestar de los niños refugiados y migrantes.

Dicho plan contempla la necesidad de abordar las causas estructurales que provocan el abandono de los hogares, el poco acceso a la educación y la salud, y la erradicación de la xenofobia y la discriminación, entre otros temas.

(Con información de Prensa Latina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com