Los muros aíslan a los sectores desprotegidos

En la Sala Miguel Covarrubias se realizó la tercera edición de la Cátedra Nelson Mandela de los Derechos Humanos en Cine y Literatura, con el coloquio titulado Muros como Nuevas Formas de Apartheid, el cual fue presidido por el embajador de Sudáfrica Sandile Nogxina, quien dijo estar muy agradecido con la Universidad Nacional “por haber inmortalizado los ideales de Nelson Mandela”, pues representan valores importantes para el mundo contemporáneo.

Comentó que la idea de los derechos humanos no se encuentra escrita como tal en la Constitución Sudafricana, pero está su esencia en el concepto de Ubuntu, que rige a las comunidades sudafricanas de la misma forma y bajo la premisa de ser uno completamente sólo si el otro también lo es.

Pedro Salazar, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas, expresó el interés de esta entidad por ser socio activo de la cátedra, pues los derechos humanos son parte de la agenda cotidiana de su trabajo y porque, a pesar de que se suele pensar que ese tema se limita a lo jurídico, para ser estudiado con mayor amplitud hay que hacerlo desde otras disciplinas como el cine y la literatura que tienen la facultad de vivenciarlos.

La secretaria técnica de Vinculación de Cultura UNAM, Anel Pérez, reafirmó el papel de la cátedra que, al igual que el arte y la cultura, tiene un compromiso con la sociedad y lo hace mediante la vinculación de las artes, en específico la literatura y el cine, con el tema de los derechos humanos.

El embajador de Sudáfrica Sandile Nogxina, Anel Pérez, Flavio Florencio y Pedro Salazar. Foto: Barry Domínguez.

Sobreviviente

Gonzalo González dejó Guatemala en 2013 en busca de mejores condiciones de vida. Sin embargo, desde su llegada a México ha tenido que enfrentar distintas dificultades al ser acosado por las autoridades y no tener acceso a los servicios básicos de salud o empleo. Él es un sobreviviente del tren conocido como La Bestia y también del crimen organizado que intentó matarlo.

El inmigrante compartió su testimonio durante el coloquio, al que asistió acompañado por José Filiberto Velázquez, integrante del albergue de migrantes Hermanos en el camino.

El encuentro congregó voces de artistas y académicos en dos mesas en las que reflexionaron sobre las prácticas de segregación y discriminación que sufren hombres y mujeres por cuestiones raciales, políticas, ideológicas y económicas, ya sea en las fronteras entre naciones o dentro de las urbes donde habitan.

La urbe y el arte

En la mesa titulada Muros Urbanos como Nuevas Formas de Apartheid, el arquitecto Arturo Ortiz se refirió a los espacios como reflejo de las sociedades y la manera en que han servido dentro de las ciudades mexicanas para aislar a sectores desprotegidos de la población. La activista Marcelina Bautista habló sobre la lucha de las trabajadoras del hogar y los distintos muros a los que se han tenido que enfrentar para ser reconocidas.

Asimismo, el investigador Guillermo Pereyra hizo un planteamiento filosófico sobre la resignificación de los muros en la actualidad, en comparación con los construidos durante el siglo pasado, así como la recurrente idea de éstos en otros estratos del orden social.

A su vez, el académico Juan Carlos Mansur indagó sobre la tendencia natural de establecer divisiones y señaló que la propuesta de Trump de construir un muro es una respuesta a una migración masiva, producto de la mala administración del gobierno mexicano que orilla a sus ciudadanos a partir en busca de mejores condiciones de vida.

Durante la mesa El Arte como Forma de Romper Muros, el escritor Emiliano Monge leyó un escrito personal que habla de la empatía y las experiencias compartidas que, mediante la literatura, sirven como método para difuminar fronteras. Por su parte, la curadora Carmen Cuenca hizo un repaso del trabajo realizado desde 1992 por el proyecto de arte efímero inSite, el cual trata de involucrar a las poblaciones que viven en las ciudades fronterizas de Tijuana y San Diego.

Elena Fortes habló del Festival Ambulante, que nació con la intención de generar público para el cine documental. Éste ha exhibido filmes acerca de la migración en distintas partes del mundo y algunos de ellos se proyectaron sobre la superficie del muro fronterizo con Estados Unidos.

También participaron el jazzista Luis Miguel Costero y la artista visual Ana Teresa Fernández, quienes platicaron sobre algunos de sus proyectos relacionados con los problemas migratorios y la frontera del norte de México.

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com