El agua de lluvia puede ser opción de consumo

El agua de la lluvia, desde su formación en las nubes hasta que cae en el suelo, lava la atmósfera arrastrando elementos que podemos ver a simple vista o que son invisibles para nosotros. Estos elementos pueden causar que varíe la composición del agua de lluvia.

La Ciudad de México es una de las urbes con mayor estrés hídrico en el mundo; por ello es necesario y urgente desarrollar opciones para poder tener acceso seguro al vital líquido.

Una de esas alternativas, en particular en una zona como la capital del país cuya precipitación anual lo permite, es la cosecha de agua de lluvia para consumo humano.

Para aprovechar este recurso natural hay procesos de tratamiento adecuado con los cuales es posible tener agua apta para consumo humano. Para ello, debe tenerse cuidado en una adecuada captación del agua de lluvia, filtración, purificación y almacenamiento.

Cosecha universitaria

La UNAM cuenta con el Proyecto Jugo de Nube, que desde hace cinco años cosecha agua de lluvia con fines demostrativos y de investigación y abastece dos bebederos: uno al interior del Edificio de Programas Universitarios de la Coordinación de la Investigación Científica y el otro, en donde se consumen cerca de mil 400 litros por semana, en el camino entre la Facultad de Ciencias y el Metro CU.

Ese sistema recoge el agua que cae en la azotea y la dirige por gravedad hacia un separador de primeras aguas, el cual elimina los primeros 400 litros de cada aguacero, esto garantiza el lavado de la zona de cosecha y el óptimo funcionamiento del sistema de filtrado, que consiste en tres filtros: de partículas de 90 micras, de carbón activado y KDF, así como uno en bloque de 10 micras; además, un inyector de ozono para la eliminación de microrganismos. Asimismo, cada bebedero o dispensador tiene un tren de filtrado.

“Podemos asegurar, gracias al monitoreo permanente realizado al sistema, que la cosecha de agua de lluvia para consumo humano en la CdMx es viable cuando se hace de forma adecuada y se monitorea periódicamente el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-127- SSA1-1994 (2000)”, finalizó Rocío García, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA).

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com