Desarrolla FQ molécula para explotar petróleo

Integrantes de los departamentos de Química Orgánica y de Ingeniería Química de la Facultad de Química (FQ) desarrollaron una molécula útil para la explotación de yacimientos petrolíferos. Funciona como indicador para determinar los canales preferenciales de flujo de esos yacimientos, es decir, para conocer cómo se desplazan los fluidos a más de dos mil 500 metros de profundidad; además, es inocua para el ambiente, biodegradable, capaz de ser detectada en concentraciones mínimas y resistente a la salinidad, altas temperaturas y presión.

El equipo busca obtener el petróleo más amigable con el ambiente, que todavía permanece atrapado en los yacimientos. La solución a la contaminación ambiental es que la sociedad reduzca su consumo de hidrocarburos, y ése es un compromiso de todos. “Mientras eso ocurre, trabajamos en ofrecer combustibles con mejor calidad”, aseguró José Fernando Barragán Aroche, académico de la FQ.

Esa tecnología, cien por ciento universitaria y ya probada en campo, está en proceso de patente en México y Estados Unidos. Su meta es la recuperación mejorada de crudo en yacimientos de tipo carbonatados –como son la mayoría de los depósitos de petróleo en el país–, de los que se extrae sólo entre 30 y 40 por ciento del aceite disponible.

Recuperación mejorada

Barragán Aroche, líder del proyecto “Procesos de Recuperación Mejorada con la Tecnología de Inyección de Químicos (ASP) con aplicación mediante prueba piloto en el campo Poza Rica”, explicó que diversas sustancias químicas pueden aumentar la producción en donde el petróleo ya no fluye hacia la superficie, pero para eso se requiere primero conocer la estructura y características de los yacimientos.

Ahí entra la molécula, que se deposita en el fondo de aquéllos “y mediante su seguimiento podemos saber hacia dónde se mueven los fluidos. Eso es importante porque permite diseñar las siguientes etapas de extracción”.

Cómo se mueven

Simón López Ramírez, también académico de la FQ y tecnólogo de esta iniciativa, añadió que siguiendo la concentración del trazador (molécula) en la salida de los pozos puede inferirse cómo se mueven los fluidos.

Ganador del primer lugar por proyectos de investigación en la V edición del Programa de Fomento al Patentamiento y la Innovación (Profopi) 2017, de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, el trabajo recibió el apoyo del Fondo sectorial Sener-Conacyt Hidrocarburos, en su convocatoria 2011-2.

Margarita Romero Ávila, también miembro del equipo, expuso que la molécula es un anillo bencénico que contiene un radical (tricloro) y una sal de anilinio, con una parte fluorada, que es la que se cuantifica al salir del yacimiento, en donde no interacciona con la roca ni con el aceite.

La especialista dijo que ya había antecedentes de la síntesis de esta molécula, “pero nosotros hicimos el escalamiento con nueva tecnología; además, se preparó en la FQ a la escala requerida, para lo cual se emplearon meses de labor.”

Tras simular un yacimiento y obtener un diseño molecular adecuado, los universitarios trabajaron con la normativa ambiental para probar la inocuidad de la molécula al entrar en contacto con el suelo, el agua y quienes la inyectan al yacimiento. Se cumplió con lo establecido en la Ley de Responsabilidad Ambiental y se hizo un análisis de riesgo junto con el cliente, detalló Rafaela Gutiérrez Lara, académica de la Facultad de Química.

Colaboración de grandes ligas

Barragán Aroche destacó que en este proyecto se conjuntaron los mejores cerebros. Colaboraron, además de especialistas, estudiantes en formación de diferentes instancias de la Universidad Nacional, como las facultades de Química, Ingeniería y de Estudios Superiores Zaragoza.

“Con los resultados nos ubicamos en las grandes ligas del desarrollo de tecnologías y por el momento trabajamos en una segunda versión del mismo trazador. Esperamos la vinculación con alguna empresa para continuar con nuevas aplicaciones, como la medición de la cantidad de aceite atrapado en las entrañas de la tierra.”

Los autores de la patente son: Simón López Ramírez, Margarita Romero Ávila, Cecilia de los Ángeles Durán Valencia, Carlos Mauricio Maldonado Domínguez, Óscar González Antonio, Marco Antonio Almaraz Girón, Roberto Carlos Cañas Alonso, Alan Valentín Solano Velázquez, Luis Enrique Díaz Paulino, Víctor Matías Pérez, Iván Hernández Vargas y José Fernando Barragán Aroche.

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com