La corrupción es más peligrosa que la gripe: papa Francisco

El papa Francisco pidió el compromiso de todos para hacerle frente a la epidemia de la corrupción que, dijo, “arruina los corazones” y “es más peligrosa que la gripe”.

Este miércoles, durante su audiencia pública semanal ante miles de personas que se congregaron en la Plaza de San Pedro del Vaticano, en la que revivió su más reciente visita apostólica por Chile y Perú, Jorge Bergoglio reconoció “el sufrimiento compartido” por “algunas heridas” que afligen a la Iglesia en Chile y reafirmó su rechazo a cualquier situación relacionada con los abusos sexuales contra menores.

También habló de su visita al sur del país, en Araucanía, la tierra donde viven los indios Mapuche. En ese lugar hizo un llamado a una paz que sea armonía de la diversidad, y mostró su repudio a todo tipo de violencia.

En la Universidad Católica de Chile se reunió con los jóvenes, a quienes invitó a participar en la construcción de sociedades unidas y plurales, donde los conflictos deben resolverse a través del diálogo.

“Siempre hay conflictos: también en casa, siempre los hay. Pero, tratar mal los conflictos es todavía peor. No hay que esconder los conflictos debajo de la cama: los conflictos que salen a la luz, se enfrentan y se resuelven con el diálogo”, apuntó.

De igual manera, recordó su reunión con presas en el Penitenciario Femenino de Santiago, en la que defendió el derecho de las mujeres a exigir, a sí mismas y las instituciones, un serio camino de preparación para la reinserción.

“No podemos imaginar una cárcel, cualquier cárcel, sin esta dimensión de la reinserción, porque sin esta esperanza de reinserción social la cárcel es una tortura infinita”, declaró.

Además, el Papa Francisco afirmó que cuando se trabaja para reinsertar a la sociedad mediante el trabajo, incluso a los condenados a cadena perpetua, se abre un diálogo positivo.

Acerca de su viaje a Perú, mencionó que la primera misa pública que ofreció en ese país se celebró a la orilla del océano, cerca de la ciudad de Trujillo, donde la tormenta “Niño Costero” golpeó a la población fuertemente el año pasado. Es por ello que alentó a la comunidad a reaccionar frente a ella, pero también ante “otras tormentas como el hampa, la falta de educación, de trabajo y vivienda segura”.

Sobre su llegada a Chile, reconoció que estuvo precedida por varias manifestaciones de protesta, por diversos motivos, que hicieron aún más vivo y actual el lema de su visita: “Mi paz os doy”.

“No solamente cada uno de nosotros necesita la paz, también el mundo hoy, en esta tercera guerra mundial a trozos… ¡Por favor, recemos por la paz!”, subrayó el máximo pontífice de la Iglesia católica.

(Con información de Proceso y agencias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com