De la paz simbólica a la paz real en Colombia

Ya sólo quedan tres grupos criminales potentes en Colombia. Pero ninguno de la fuerza, el simbolismo histórico y el recorrido de las FARC. De ahí la importancia del anuncio de que el Gobierno colombiano y la guerrilla más antigua y sanguinaria del país acordaron ayer los últimos puntos pendientes de la agenda política que empezaron a discutir hace cuatro años.

Eran los últimos obstáculos que debían sortear para que las FARC, que cuenta con unos 20 mil integrantes, desaparezcan como banda terrorista y comiencen su controvertida andadura política.

El ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, ha presidido el acto de la conclusión de las negociaciones en La Habana, en el que los jefes negociadores de las dos delegaciones, Humberto de la Calle por el Gobierno y Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, en representación de la guerrilla, así como por los embajadores de Cuba y Noruega, países garantes en el proceso de paz, han firmado el documento oficial del acuerdo.

Humberto de la Calle, afirmó que el histórico pacto es el “mejor acuerdo posible”, el “viable”. ‘Iván Márquez’ ha expresado que se ha ganado “la más hermosa de todas las batallas, la de la paz de Colombia” y señaló que este acuerdo de paz es “el más anhelado de Colombia” y que “tendrá que ser convertido (…) en norma pétrea que garantice el futuro de dignidad para todos y todas”

Por su parte, el presidente colombiano Juan Manuel Santos, ha afirmado que este jueves enviará al Congreso el texto del acuerdo de paz con la guerrilla con objeto de que convoque el plebiscito para refrendar lo pactado, que se celebrará el próximo 2 de octubre.

“Terminada la negociación y concluido el acuerdo, queda en manos de ustedes -de todos los colombianos- decidir con su voto si apoyan este acuerdo histórico que pone fin a este largo conflicto entre hijos de una misma nación”, manifestó.

Para que el acuerdo de paz sea aprobado en el plebiscito, la opción del “sí” debe obtener al menos el 13 % del censo electoral, es decir un mínimo de 4.396.626 votos.

En septiembre, probablemente el próximo día 23, Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Timochenko, estamparán su firma en el documento final. Lo harán durante un acto solemne al que se espera que asistan numerosos Jefes de Estado y de Gobierno, entre otros el Rey Felipe VI y Mariano Rajoy.

El contenido del texto final se conocerá una vez llegue al Congreso, que deberá aprobarlo bajo un sistema creado ad hoc. Ese sistema supone que se le dé el visto bueno global o se rechace, sin entrar a debatir su contenido.

Uno de los aspectos más polémicos, aparte de los escaños que se les concederán a las FARC en ambas cámaras legislativas sin que sus representantes tengan que pasar por las urnas, es la creación de un Tribunal Especial. Ese organismo será el encargado de juzgar a todos lo que han intervenido en un conflicto armado que se ha extendido durante medio siglo, incluidos casos ya vistos, al que incorporarán jueces extranjeros y que estará por encima del poder judicial.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com