Delincuentes nacionales y locales en los municipios de Quintana Roo

Inseguridad ¿es percepción o realidad?

La resistencia al cambio es normal. Lo que no es normal, ni aceptable, es que, por realizar cambios, se quiera desestabilizar a un área tan sensible como lo es la Seguridad Pública. Resulta que hace un par de días, a varios elementos de la corporación policiaca municipal de Cancún, se les hizo fácil sacar a empujones al titular… muy envalentonados ellos, como si con eso se ganaran el respeto, quisieron voltear de cabeza a la corporación, queriendo humillar al jefe y alborotar a los demás compañeros… vaya sus peticiones llegaron al absurdo de querer imponer a una persona de su “confianza” para encabezar la dependencia.

Lo que no funciona hay que cambiarlo

Con lo que no contaron es que ya hay una coordinación entre municipio y estado, de manera para garantizar la seguridad de la ciudad, de inmediato se activaron protocolos para labores de patrullaje y vigilancia tanto de la policía estatal como de la policía federal y la policía militar.  La cuestión es que el nuevo titular de la policía municipal José Luis Abarca, inició cambios profundos y obvio, cuando se quiere imponer disciplina, no a todos les agrada… sencillamente lo que no funcionó, había que modificarlo… y es que, como por ahí dijo Einstein: no se pueden obtener resultados distintos…. haciendo lo mismo… a qué voy… si los niveles de inseguridad en la ciudad se elevaron… si el asunto parecía ya desbordado… era lógico que al llegar el nuevo titular haría cambios significativos, no se esperaba menos…

Arranca mando único en Cancún

¿Habrá por ahí mafias al interior de la corporación que no quieren perder privilegios? Puede ser… o ¿habrá por ahí quienes tienen “arreglos” raros con… grupos “raros”?… puede ser… lo que no puede ser, lo que no es aceptable en lo absoluto, es la forma de querer imponerse a la mala… no… así no… Es de esperar que sí se apliquen medidas correctivas o de otra manera, así como fueron a sacar a empujones al jefe de la policía, al rato, querrán sacar a empujones a la Alcaldesa, y hasta a los ciudadanos a quienes se supone, protegen… y no… así no… El Municipio cedió ya el mando de la policía municipal al gobierno del estado, se espera que la evidente coordinación marque un antes y un después en lo que respecta a un panorama de inseguridad, nunca antes visto en el polo turístico más importante del país.

Analicemos un diagnóstico sobre seguridad

Y… bueno, como es muy sencillo criticar y exigir resultados inmediatos desde la comodidad de las redes sociales, habría que al menos, darles una leída a los diagnósticos sobre cómo anda Quintana Roo y así tratar de comprender a qué se enfrentan las fuerzas del orden. Esto me lo encontré en el mismísimo el portal del Gobierno del Estado, se trata de un Diagnóstico Ejecutivo en materia de Seguridad Pública y Gobernabilidad para el gobierno estatal de Quintana Roo y Ayuntamientos 2016, III elaborado por Lantia Consultores.

¿Cuál es la dinámica criminal en Q. Roo?

De acuerdo con la información recopilada por Lantia Consultores, en Quintana Roo hay presencia de cárteles, células y bandas criminales locales, particularmente en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Othón P. Blanco, Cozumel y Felipe Carrillo Puerto. Aquellos encuentran redituables mercados de la economía informal, como el narcomenudeo, la trata y el tráfico de personas, el tráfico de mercancías y el ambulantaje y piratería, particularmente, porque la economía formal del estado está destinada al turismo. El Cártel del Pacífico (Cártel de Sinaloa) y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) operan en los municipios de Benito Juárez y Othón P. Blanco, sobre todo en Chetumal y Cancún, y tienen presencia reducida por medio de células en otros municipios de la entidad. El Cártel del Golfo y Los Zetas no tienen una estructura clara y se hallan diseminados en distintas células criminales afines y en ocasiones antagónicas, como en el caso de Tamaulipas.

¿Qué grupos se encuentran en Q. Roo?

En Quintana Roo se registran dos grupos vinculados con estas organizaciones: Los Sureños, relacionados con Los Zetas y Los Pelones, célula afín al Cártel del Golfo. Adicionalmente, como en otras entidades donde las organizaciones criminales de despliegue nacional tienen presencia limitada, hay grupos criminales locales —en ocasiones relacionados con actores o grupos políticos locales— que se dedican al tráfico de mercancías, trata de personas, piratería, comercio informal (ambulantaje) y narcomenudeo. Sobre lo anterior, destaca el Cártel de Cancún.

Hay más información, sin embargo, con estos datos, nos damos una idea del porqué se ha llegado a niveles de violencia inusitados. ¿Qué nos queda? Me parece que debemos respaldar y cerrar filas no con los delincuentes sino con quienes se están jugando la vida por nuestra seguridad… Hay cambios, sí y todos esperamos que sean para bien…

Facebook: yvette.hesse        Twitter: @YvetteHesse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com