Tabasco sobrevive apenas tras el azote presupuestal y petrolero

Tabasco vivió en los últimos años en medio de dos mundos petroleros. Al final, la realidad arrolló a la entidad.

Y si hubo una pieza clave en el espejismo de la Reforma Energética ese fue Juan Carlos Zepeda, quien en las últimas horas anticipó su renuncia como presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

El aún consejero presidente de ese organismo fue ni más ni menos quien encabezó las licitaciones en el marco de las Rondas, que usted se acuerda se transmitían con bombos y platillos desde la Ciudad de México, en medio de anuncios multimillonarios, mientras en estados petroleros como Tabasco golpeaba severamente el desempleo y huían empresas ante la crisis en Pemex.

Ahora mire, Juan Carlos Zepeda saldrá de la institución a finales de mes tras presentar su renuncia, en medio de presuntas presiones ya desmentidas.

Lo cierto es que la reforma, las rondas y la CNH fueron hasta el último minuto elitistas y centralistas, apartadas de estados productores como Tabasco.

Zepeda estuvo un puñado de veces aquí. Difundía escenarios rimbombantes que a los micro y pequeños empresarios locales no les cuadraban: Un nuevo mundo petrolero, mientras acá la industria petrolera se caía a pedazos.

Usted lo sabe, hoy Tabasco además de padecer un desorden presupuestal, tuvo que sortear tormentas como la petrolera, pero la CNH se lavó las manos.

Tabasco sólo aparecía en los mapas donde estaban perfectamente trazados los campos en mar y tierra: Desde la Ciudad de México se acordaba con las petroleras: Allá se negociaba, allá se licitaba y allá era la fiesta.

Alguna vez se propuso en un foro a la CNH, que organizara aquí alguna licitación, cuando menos. Nada.

El funcionario ya renunció, y todo indica que la CNH estará mucho más cercana ahora de Tabasco, Veracruz y Campeche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com