Avances tecnológicos en la relación médico paciente

Las naciones con menor desarrollo son los campos más fértiles para que el cambio sea más veloz y trascendental, dice médico

Las tecnologías son una poderosa herramienta para mejorar la relación médico-paciente y optimizar la preparación de futuros doctores.

Para alcanzar esta meta es necesario que los jóvenes tengan acceso a estos avances, pero también deben incorporarse los gobiernos, universidades y administradores, dijo en la UNAM Rafael Grossmann Zamora, primer médico en el mundo en utilizar Google Glass en una cirugía.

El experto de la Singularity University, Estados Unidos, visitó nuestro país para participar en el Digital Health Forum Mexico, organizado por la Facultad de Medicina, la Fundación Mexicana para la Salud y la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica, en donde mostró algunas de las más reciente innovaciones orientadas a esos objetivos.

“Siempre se requieren agentes de cambio, como la Universidad Nacional, y deseo ser útil para que en México y Latinoamérica ocurra esta transformación con mayor rapidez”, comentó previo a su charla El Futuro de la Salud, en la Antigua Escuela de Medicina.

Desde hace tiempo, el cirujano de origen venezolano ha afirmado que las naciones con menor desarrollo son los campos más fértiles para que el cambio sea más veloz y trascendental, pues comúnmente tienen mayor potencial que países con altos ingresos.

El futuro hoy

“La tecnología es tan buena como el uso que se le dé, puede ser utilizada para dañar o curar; en nosotros está su aplicación, pues su único límite es la imaginación. En nuestro caso, estoy convencido de que nos puede dar más tiempo con el paciente, democratizando en cierto modo los servicios de salud”, destacó Grossmann Zamora, quien es cirujano general, experto en laparoscopía avanzada y robótica, y ejerce en Maine, Estados Unidos.

Entre las nuevas tecnologías que mostró en video, ante expertos y alumnos, destacan sistemas de realidad virtual y realidad mixta VR-AR-XR, que permiten al usuario interactuar con el cuerpo humano.

También VR Zone, creada para jugar, pero que es aprovechada en salas de terapia para que decenas de médicos la utilicen en la enseñanza. Igualmente, sistemas de realidad virtual que posibilitan a los pacientes interactuar con juegos o algunos ambientes, mientras les realizan procedimientos médicos.

HaptX y SenseGlove son dos muestras de tecnología háptica, es decir, guantes que sumados a la realidad virtual permiten al usuario sentir, literalmente, objetos aun cuando no estén ahí; esto tiene gran potencial para la enseñanza, estimó.

Finalmente, Grossmann mostró los sistemas InsightHearth, que han creado versiones anatómicas del corazón, pulmones y cerebro, con las que puede aprenderse cómo funcionan estos órganos de forma real, incluso desde teléfonos inteligentes.

La única forma de democratizar la educación es con el uso de tecnologías, sobre todo en una época en que cinco mil millones de personas en el mundo no tienen acceso a cirugías seguras y asequibles, resaltó Grossmann Zamora.

La mejor manera de lograrlo es entrenar a más cirujanos, pues hay gran demanda de servicios en poblaciones donde las cifras de decesos son cada vez mayores.

“La tecnología compensará la balanza; sin embargo, hoy los médicos estamos 80 por ciento frente a la computadora y 20 por ciento con el paciente, cuando debería ser al revés. La tecnología no hará que el doctor tenga más tiempo con el paciente, pero sí que lo vea más y pueda haber empatía.”

Desde hace tiempo se debate si estos profesionales podrían ser sustituidos por robots o inteligencia artificial; probablemente sí, consideró Grossmann: se debe entrenar a los médicos para que adquieran más inteligencia emocional y tengan oportunidad de interactuar con el paciente mientras la máquina se encarga de hacer los cálculos y determinar cuál es la mejor medicina.

“No podemos competir con la máquina, eso lo sabemos, entonces hay que dejarles los cálculos y nosotros realizar las labores que ellas nunca podrán hacer”, finalizó.

(Con información de Gaceta UNAM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com