Sufren trabajadores el peor deterioro salarial desde 2009

Ciudad de México. La pérdida en el poder de compra de los salarios se mantuvo en enero, por decimosegundo mes consecutivo. El deterioro en el ingreso de los trabajadores en el último año es el más pronunciado desde el provocado por la crisis financiera y económica de 2009, reveló información oficial.

La inflación comenzó a ceder en enero, pero la dinámica iniciada a principio del año pasado con el incremento del precio de la gasolina va a una velocidad mayor a la de los salarios.

En enero de 2018, las negociaciones contractuales de salario se saldaron con un incremento promedio de 4.7 por ciento, de acuerdo con información de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

El aumento de los salarios contractuales fue menor en 0.8 puntos porcentuales a la inflación de enero pasado, que fue de 5.5 por ciento anual, como informó el jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Un incremento de los salarios menor al de la inflación implica una pérdida en el poder de compra de los trabajadores, dado que la cantidad de bienes y servicios que adquieren hoy es menor al  que compraban un año antes con la misma cantidad de dinero.

El deterioro en el poder de compra ocurrido a partir del gasolinazo de enero de 2017 –cuando el precio del combustible aumentó un promedio de 24 por ciento de un solo golpe– es el mayor que se registra desde la crisis de 2009 y puso fin a una prolongada recuperación que se había extendido por 27 meses, de acuerdo con los datos de la STPS.

A lo largo de 2017, los salarios contractuales tuvieron una disminución en términos reales –es decir, que el aumento fue menor a la inflación– de 1.28 por ciento, mostró la información de la STPS.

El gasolinazo fue en enero de 2017, aunque ese mes todavía se registró un incremento en los salarios contractuales de 0.12 punto porcentual arriba de la inflación.

Sin embargo, a partir de febrero de 2017 y hasta enero de 2018 se han acumulado 12 meses consecutivos en que el aumento de los salarios contractuales ha sido menor a la inflación de cada periodo.

En enero pasado, los salarios contractuales tuvieron una pérdida real de 0.8 por ciento, más moderada de la registrada en diciembre de 2017, que fue de 1.37 por ciento, y a las de noviembre y octubre, de 1.76 y 2.36 por ciento, respectivamente.

Esperan aumentos constantes

Los 12 meses en que ininterrumpidamente se ha dado una pérdida en la capacidad de compra de los salarios rompieron una racha de avance que inició en noviembre de 2014 y se interrumpió en enero de 2017. En cada uno de los meses de ese periodo los incrementos salariales fueron mayores a la inflación, según los datos oficiales.

En 2015, el promedio de incremento de los salarios contractuales fue 1.4 puntos arriba de la inflación y en 2016 de 1.31 puntos más que el crecimiento de los precios.

Esperamos incrementos similares al nivel registrado en enero de este año en los próximos meses, comentaron Francisco Flores y Miguel Calvo, analistas de Banorte.

El impacto del incremento del salario mínimo, que entró en vigor el primero de diciembre de 2017, así como los altos niveles de inflación continuarán presionando al alza las negociaciones salariales durante la primera mitad de 2018, añadieron.

(Con información de La Jornada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com