Ciberacoso infantil, cada vez hay más casos

Siempre hubo acosadores y acosados en las escuelas, pero gracias a internet y las nuevas tecnologías, los ataques han traspasado las fronteras de los patios de colegio y han llenado las redes sociales.

Y el problema es que cada vez se detectan más casos.

“No puedes escapar a él, la burla es constante”, le contó a la BBC Chloe Hine, una joven de 13 años que sufrió ciberacoso (acoso a través de internet).

El problema es que, tal y como dijo la psicóloga forense Mary Aiken, en el universo digital todo se magnifica. Amparados por el efecto de invisibilidad y los tentáculos invasivos del ciberespacio, los agresores encuentran nuevas formas de atacar a sus víctimas.

Las fotos comprometidas y los comentarios hirientes se extienden por la red y los grupos de WhatsApp, y quedan registrados para siempre. No solo queda dañada la persona, sino también su reputación. Muchas veces, de forma permanente.

“La red magnifica y amplifica los efectos del acoso”, le dice a BBC Mundo Ruth Sala Ordóñez, una abogada penalista especializada en delincuencia informática.

“Por eso el ciberacoso está tomando tanto auge y velocidad; el hecho de que se difunda a través del mundo virtual hace que sea más agresivo”, añade la especialista.

En la mayoría de los casos, los niños afectados no lo cuentan.

En la mayoría de los casos, ese acoso digital “suele estar ligado a un acoso en la vida real”, se lee en la Guía SOS contra elCyberbullying del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), en España.

Y abarca muchas acciones: desde hostigamiento, exclusión y manipulación, hasta amenazas, envío de mensajes ofensivos, propagación de falsos rumores, robo de contraseñas, publicación de actividades…

¿De qué maneras se manifiesta el ciberacoso?

  • Publicar en internet imágenes comprometidas, datos delicados y hechos para exponer a otra persona.
  • Dar de alta a la víctima en un sitio web concreto o crearle un perfil falso en redes sociales y foros.
  • Dejar comentarios ofensivos o participar en chats haciéndose pasar por esa persona.
  • Incluir su correo electrónico en un sitio desde donde le envíen spam.
  • Usurpar su clave de correo electrónico y acceder a él.
  • Excluir a la persona o hacer que le excluyan de determinados sitios web.
  • Hacer circular falsos rumores por la red.
  • Enviar amenazas por email, SMS, redes sociales y otros lugares digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com