En riesgo la Unach por crisis financiera de mil MDP

Tuxtla Gutiérrez. La crisis financiera que vive hoy día la Universidad Autónoma de Chiapas puede llegar a poner en riesgo las actividades universitarias, pues la deuda actual que tiene supera con creces los mil millones de pesos.

La universidad arrastra una deuda histórica desde la administración de Jorge Mario Lescieur Talavera, a la que no se le ha puesto un estricto orden y saneamiento financiero. Pero también hay que señalarlo, a la que el gobierno estatal, desde la malograda gestión de Juan Sabines Guerrero, no ha cumplido plenamente con los compromisos económicos firmados con el gobierno federal para financiar las funciones sustantivas que realiza la UNACH.

El grueso de la deuda que tiene hoy día la UNACH es con el ISSSTE y con el SAT, en el que la universidad dejó de cubrir los pagos correspondientes al de las prestaciones sociales y al pago de los impuesto.

Un problema central de la crisis de la UNACH, es la ausencia de una política de educación superior en el gobierno de Manuel Velasco Coello, que en los cinco años de gobierno ha paralizado y en mucho destruido el funcionamiento de las universidades públicas en la entidad.

Velasco Coello nunca ha sido un universitario, el logro de la licenciatura que su currículum dice que obtuvo es por demás dudoso, porque realizó sus estudios durante el período en que se desempeñó como senador, en el que todos sabemos, le dedicaba 24 horas diarias al trabajo de promoción personal para ganar la gubernatura, cargo que no ha sabido desempeñar con el empeño y esmero que se requería.

Su falta de visión hacia la importancia de las universidades y sobre todo de la responsabilidad que tiene con el entorno, explica claramente la desidia y su actitud de desprecio hacia el trabajo universitario, en el que no sólo fomenta las malas prácticas al interior de la universidad –como el de imponer con la fuerza del Estado liderazgos sindicales-, sino que las malas políticas de su gobierno, están deteriorando la producción y transmisión de saberes responsables y la formación de profesionales ciudadanos igualmente responsables.

Sobre la universidad, hay una cortina de humo que oculta la información de la situación financiera real que agobia a la institución. Los universitarios desconocen que el gobierno del Estado viene incumpliendo con la aportación de los recursos que le corresponde –donde el 70% lo aporta la federación y el 30% la entidad-, pero además, el Congreso del Estado en la aprobación del presupuesto público,  ha disminuido el monto de los recursos de la UNACH; esto en una clara violación al principio de progresividad que contempla el artículo 1º constitucional, que expresamente señala que en materia de derechos humanos –y el derecho a la educación superior lo es-, no pueden tomarse decisiones regresivas, y la reducción del presupuesto claramente lo es.

La UNACH se encuentra en un grave riesgo financiero, y eso lo ignora la comunidad universitaria. Pero éste no es el único problema que tiene la universidad; también padece un doble conflicto laboral en puerta, que mella su funcionamiento. Tiene perdidos dos juicios laborales que el gobierno del Estado se niega a cumplir: uno, es la resolución sobre el sindicato de confianza en el que su reconocimiento causó Estado y en la Junta de Conciliación se niegan a otorgar la toma de nota; el otro, es la resolución de reposición de procedimiento en la elección del comité del sindicato de personal académico, en el que el procedimiento de elección fue ilegal y en donde existió una intromisión alevosa desde el palacio de gobierno, en el que de igual forma, la presidencia de la junta de conciliación y arbitraje en el Estado viene entorpeciendo su ejecución.

(Con información de Diario Contra Poder en Chiapas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com